Bienvenidos a mi blog, aquí van a encontrar historias inspiradas en libros como Twilight y Harry Potter, además de otros relatos recién salidos de mi retorcida imaginación... Así que espero que los disfruten y no se pierdan las actualizaciones.


Cap. 23: Una nueva Amistad.

domingo, 14 de febrero de 2010

"Este Cap se le dedico a Karen, mi amigososa del alma, gracias por tu apoyo incondicional, tus palabras de aliento y el ánimo que me das cada día para seguir escribiendo. Te Quiero Muchisimo!!


Intenté ignorar los millones de pensamientos que se arremolinaron en mi cabeza luego de ver fugazmente su rostro “Chelse, estás delirando… no es nada, está aquí contigo” me repetí una y mil veces; sus manos aferraron mi espalda cuando mi cabeza se apoyó en su hombro, sentí su respiración acompasada en mi cabeza y me concentré en oírla. El clima era cálido, mas no caluroso, de vez en cuando una suave brisa llenaba el aire de un dulce y fresco aroma. Separé mi cabeza levemente para observar sus ojos que ahora me miraban fijamente.
-          ¿Podemos dar un paseo?- musité antes de virarme para darle de nuevo una ojeada al paisaje que se abría ante nosotros; el asintió con una sonrisa que dejaba ver su emoción de abrirme los ojos a su mundo.
-          Por supuesto que si Chelse, aunque no podemos tardar demasiado, nos espera la corte.- Dicho esto tomó mi mano sutilmente y comenzó a caminar antes de que yo pudiese mencionar una palabra siquiera.
Bajamos la colina rápidamente, la hierba rozaba mi piel que no llegaba a ser cubierta por la sandalia, mientras nos dirigíamos al paso de un pequeño riachuelo. Intenté recordar el panorama para así intentar definir nuestro destino, al hacerlo recordé que en esa dirección se encontraba el prado donde había observado aquellos hermosos caballos alados. Una mezcla entre emoción y miedo comenzó a agrandarse en mi pecho, mientras que mi garganta se hacía un enorme nudo. No supe cuán rápido cruzamos aquella área que debía medir por lo menos dos kilómetros; sin embargo ahí estábamos, Alex se detuvo de repente y llevo un dedo a sus labios para indicarme que no hiciese ruido.
La ansiedad crecía segundo a segundo, hasta que un relincho rasgó el silencio en el que se hallaba todo sumergido; escuché el ruido de los cascos chocar contra la tierra en una carrera frenética y poética al mismo tiempo. Mi corazón estaba desbocado por la emoción y no me di cuenta cuando una sonrisa enorme se hizo presente en mis labios; Alexander besó fugazmente la comisura de los mismos y tiró suavemente de mí para avanzar con cautela, finalmente pude observar aquellas criaturas que siempre consideré parte de una literatura fantasiosa, mis ojos se abrieron desorbitados bajo el puro asombro, nunca había visto un ser que inspirara tanta pureza e inocencia. Eran enormes, pude calcular que medían algo más de dos metros, sus alas estaban plegadas a ambos lados de su cuerpo, y aun así se veían kilométricas; sus ojos variaban desde el más profundo negro hasta un azul tan puro y limpio como el del cielo. Se encontraban en una carrera melodiosa dibujando un amplio círculo, sin dar señales de haberse percatado de nuestra presencia.
De pronto algunos se salieron de la enorme formación y se detuvieron a unos cuantos pasos de nosotros, batían sus crines y emitían pequeños relinchos y resoplidos; en ese momento quise acercarme y tocarlos, aquellos hermosos e impresionantes seres estaban a tan corta distancia. Miré a Alexander y él alzó una mano indicándome que debía esperar.
-          Necesito que te quedes muy quieta, solo observa lo que haré.- dijo en un murmullo tan bajo que me costó entenderle.
Dicho eso cerró sus ojos suavemente, su concentración era palpable, sus labios se separaron ligeramente y su ceño estaba suavemente fruncido. Luego de permanecer así unos segundos dio un largo paso; ellos se alejaron despavoridos, todos excepto uno de grandes ojos cafés que miraba a Alexander con una expresión profunda; ambos se sostenían la mirada, hasta que finalmente la criatura relajó su posición y se acercó a Alexander, quien lo recibió con un par de palmadas en su cuello musculoso.  Me dedicó una sonrisa mientras con un salto subía sobre el lomo del animal, lo observé un par de segundos, su cabello rubio se despeinaba con el viento dándole un aspecto encantador y en sus labios tenía una sonrisa que llenaba de un dulce brillo sus ojos color chocolate.
-          Bien Chelse, ahora ellos volverán a dónde estás tú.- Dijo él.- cuando estén cerca debes concentrarte y llamarlo, ellos son muy sensibles a nuestros pensamientos, sin embargo el tuyo es ligeramente más detectable por tu parte humana. Debes buscarlo; cuando te sientas segura acércate; él intentará desafiarte, es su modo de defender su libertad. Sostén su mirada y permanece en tus pensamientos. No dejes de indicar que él te pertenece. Ahora hazlo.
Cuando su voz se detuvo me percaté de que aquellas criaturas me estaban rodeando, el miedo se enfrascó en mi pecho.
-          A-alex… -dije con un hilo de voz.
-          No tengas miedo Chelse, solo sigue mis instrucciones.- dijo suavemente.
Respiré profundamente y cerré mis ojos. “Encontrarlo… te encontraré… Sé que estás ahí” decía mi voz mental. Respiré un par de veces mientras que seguía repitiendo aquellas palabras como un mantra; de pronto lo vi. Era enorme, tal vez de un tamaño mayor a los que se encontraban a mi alrededor, su cola era larga su pelaje esplendoroso, el cabello de su crin era ligeramente rizado y sus ojos de un profundo azul. Abrí los ojos suavemente y los recorrí con la mirada, ninguno de los que me rodeaban poseían esas características. Di un paso fuertemente hacia adelante haciendo que salieran despavoridos, esta vez ocultándose y perdiéndose entre los árboles.
-          Por los mil de…- casi grité.
-          ¡Chelse!- me interrumpió Alex.- mira…
Alcé la vista, unos veinte metros frente a mí estaba la criatura que vi detrás de mis párpados; era imponente, enorme y llena de una ferocidad que la hacía tan temible como hermosa.
-          Es una hembra.- dijo la voz de un muy asombrado Alexander, mientras que yo no podía quitarle mis ojos de encima.- Nunca ha habido una que se deje dominar, son extremadamente fuertes y difíciles de hallar. Mantén su mirada Chelse, ordénale que se acerque a ti.
Le obedecí, la miré fijamente, concentrándome en sus ojos. “Ven…” dije dentro de mi cabeza. Mi voz estaba llena de autoridad, a diferencia de cómo seguramente estaría la que proviniese de mi garganta. “¡Ven!”; por un momento ella se mostró renuente, sin embargo bajó su enorme cabeza y caminó lentamente hacia mí. No pude evitar que una sonrisa invadiese mi rostro cuando palmeé su cuello y acaricié su rizada crin.
-          Es hermosa…- dije mientras la recorría una vez más con mis ojos; Alexander se apresuró a bajar del suyo para admirarla. La emoción y admiración se encontraban fijas en su mirada mientras que rodeaba mi cintura con sus manos.
-          No más que tu.- dijo rozando con sus labios el lóbulo de mi oreja, haciéndome reír tontamente.- ¿quieres que te ayude a subir?
-          ¡Sí!.- dije sonriente. Él tomó con un poco más de fuerza mi cintura y me levanto sin ningún esfuerzo aparente, pasé mi pierna derecha sobre el lomo de aquel impresionante ser hasta que pude sentarme suavemente.
-          Bien, pasa tus piernas por debajo de sus alas; allí donde están le estorban al volar.- “¿VOLAR DIJO?” chillé dentro de mí.- y si quieres sujetarte hazlo de su cuello, no tires de su crin.
Dicho esto caminó rápidamente hacia el suyo, se subió y cabalgo hasta colocarse junto a mí.
-          Ahora, dale tus órdenes con tus pensamientos, concéntrate en lo que quieres que haga y ella obedecerá.
Resoplé al mismo tiempo que ELLA lo hacía, haciendo que Alexander estallase en carcajadas. Me concentré y le ordené trotar; en un parpadeo pude sentir el aire chocando contra mi rostro; reí y me concentré de nuevo, ordenándole detenerse. Finalmente le ordené correr. Tuve que sujetarme de su cuello para no resbalar de su lomo, era tan veloz y fuerte que el suelo se estremecía bajo nosotras.
-          Bien Chelse, ¿preparada para nuestro viaje?- preguntó Alexander detrás de mí. Asentí temerosa y escuché su risa de nuevo.
-          Debes ordenarle correr tan fuerte como pueda y luego que despegue.- gritó él, su voz se había quedado demasiado atrás, en ese instante fui consciente de que su velocidad aumentó y me encontraba prácticamente colgando de su cuello. “¡Despega!” grité en mi interior, cerré los ojos con fuerza antes de sentir un fuerte golpe en las patas traseras de mi nueva amiga.
Tragué grueso al sentir un fuerte vacío en mi estómago, finalmente reuní el valor para abrir mis ojos que se desorbitaron ante lo que se extendía ante ellos, estábamos como suspendidas en el aire, mientras que a nuestro alrededor enormes nubes de aspecto sedoso se arremolinaban; un par de metros a mi izquierda se encontraba Alex, sus ojos estaban cerrados y sus brazos extendidos a ambos lados de su cuerpo. Sonreí complacida al verlo tan feliz, tan libre. No sé cuánto tiempo estuvimos en el aire; allí mi percepción de espacio y tiempo se desvanecían, solo podía percibir el batir de la enormes alas sobre mis pantorrillas y mi corazón descontrolado golpear fuertemente.
-          Chelse, debemos bajar. Ya sabes cómo hacerlo.- gritó Alex. Asentí y volví a cerrar mis ojos dándole mi nueva orden. Estuvimos en el suelo segundos luego, el aterrizaje fue absolutamente terrorífico, ella plegó sus alas y bajamos en picada, hasta que al encontrarnos cerca del suelo, las abrió de nuevo para planear hasta tierra. Al bajarme estaba completamente mareada, haciendo que diese un par de traspiés hasta llegar a los brazos de Alexander que me sostuvo sonriente. Lo miré con cara de pocos amigos y él me beso con delicadeza.
Me di cuenta que estábamos frente a un bosque en el momento en que pude sostenerme sobre mis propios pies. La luz apenas atravesaba los altos ramajes de los árboles, dándole a aquel sitio una luminosidad tenue y verdosa; el olor era delicioso, una mezcla de pino y otro aroma que no supe identificar. Nos adentramos más y más en ese paraje, los gruesos troncos estaban cubiertos por una capa de moho y en algunas zonas el suelo estaba cubierto por una alfombra de hongos de sombrero de diversos tamaños y colores, esto propiciado por la humedad reinante. Aquel par de criaturas comenzaron a alimentarse de una rara planta mientras que yo disfrutaba de aquella dulce paz. De pronto mi cuerpo se congeló, al sentir como miradas penetrantes se clavaban en mi cuerpo, sintiendo que me traspasaban sin ningún remordimiento aparente.

3 comentarios:

  1. Karen dijo...:

    AAAAAAAAAAHHHHHHHH DIOS DIOS DIOSSS ME SIENTO TANNNNN HONRADAAAAAA Y A LA VEZ COMO UNA REVERENDA MIERDA POR COMENTAR LAS FOTOS DE KELL, PERDONAMEEEE ANNIEEE... U.U
    PERO DE VERASS GRACIAS, POR TODO POR EXISTIR POR ESTAR EN MI VIDA POR SER UNA AMIGA TAN INCREIBLEMENTE MARAVILLOSA Y UNICA, AYYY ANNIE YA LLORE U.U PERO DE FELICIDAD
    TE AMOOOOOOOOOO

    AHORA EN CUANTO AL CAPITULOOOOOO, AAAAAAAAAHHHH ESTUVO TANNNNN MARAVILLOSOOOOOO, YO QUIEROOOOO UNO DE ESOS CABALLITOS VOLADORESSSS, AWWWW CABALLOS *-* LOS AMOOOO, Y ESA YEGUA DIOS ES TANNNN HERMOSAAAAAAAA, QUE SUERTE TIENE CHELSE DE HABER PODIDO ESTAN EN ELLA....
    PERO Y LAS MIRADAS PENETRANTES?!?!?! ADIVINO ADIVINOOO!!!!
    SON LOS ANCIANOSSSSSS
    YEIIII!!!!!
    TUN TUN TUN
    MUERO MUEROOOOOO YA CASI ESTA TODO A PUNTO DE CHOCOLATEEEE AAAAHHHHH

  1. Mandy dijo...:

    OOOHHHH AMIGA QUE BONITOS LOS CABALLOS VOLADORES, ME LOS IMAGINO TAN TAN HERMOSOS QUE ME DA UN POCO DE ENVIDIA DE CHELSE.
    YO QUIERO UNOOOO, SI ME PORTO BIEN ESTE AÑO, ¿ME LO TRAERAN LOS REYES MAGOS?
    AUNQUE POR PEDIR TAMBIEN ME PIDO UN ALEXANDER, ¿TU CREES QUE ME HARAN CASO?
    JEJEJE
    AMIGA ME ENCANTO EL CAPITULOOO, YA QUIERO MAAAAS Y MAAAAS, NO NOS HAGAS DESESPERAR A TUS FANS.

    UN BESAZO ENORME

    TE QUIERO AMIGOSOSA

    MANDY

  1. dani... dijo...:

    me encanto! estuvo super ¿quienes miraban a chelse? waaa sube pronto que la duda me come jajaja
    un besote gigante dani...

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Traductor

Mordidas de Vampiros D:

TODO EL CONTENIDO DE ESTE BLOG ES PROPIEDAD DE ANNIE [ANGEL.REBELDE.83@GMAIL.COM] CUALQUIER REPRODUCCIÓN O DISTRIBUCIÓN ESTÁ COMPLETAMENTE RESTRINGIDA.

BLOG PROTEGIDO.


IBSN: Internet Blog Serial Number 080-3199-4-00

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

Protected by Copyscape Plagiarism Checker Tool