Bienvenidos a mi blog, aquí van a encontrar historias inspiradas en libros como Twilight y Harry Potter, además de otros relatos recién salidos de mi retorcida imaginación... Así que espero que los disfruten y no se pierdan las actualizaciones.


Cap. 21: El viaje II

sábado, 30 de enero de 2010


Bajé las escaleras de dos en dos con la maleta colgando de mi hombro. Alexander se abalanzó para ayudarme mientras que mamá sostenía la puerta para darle paso. Al pasar junto a ella alborotó mi cabello cariñosamente, yo me abracé a su cintura y ella rodeó mis hombros con sus delgados brazos cubiertos con su sweater de jersey favorito. Escondí mi rostro en su pecho y respiré de nuevo su aroma tan familiar, su aroma era inconfundible a pesar de que no usaba ningún tipo de perfume; me alejé suavemente de ella y caminé hacia afuera.
El día estaba completamente soleado, al contrario de mi estado de ánimo que se encontraba terriblemente revuelto en un torbellino de emociones. Por un lado estaba mi amiga, la profunda tristeza que me embargaba con su simple recuerdo, un dolor punzante se abría paso en mi corazón cada vez que su imagen llenaba mis ojos. Por otro lado estaba el miedo que me recorría al imaginar los peligros que ahora acechaban a mi familia por mi causa, miedo de lo que podría pasarle a mis padres, a Emma y, aunque no debiese temía por mi amado. Apoyé mi peso sobre el pequeño auto de mi madre y crucé los brazos sobre mi pecho, clavé la mirada en mis tennis y comencé a tararear una linda tonada que había escuchado tocar a mi padre en el piano varios años atrás.
-          Linda canción.- dijo la más deliciosa y embriagadora de las voces a mi oído. Di un suave respingo y el rió entre dientes; lo miré frunciendo el ceño, pero al ver sus hermosos ojos cafés mi reclamo se disipó como la niebla que había dentro de mis pensamientos. Sin querer, una sonrisa atontada apareció entre mis labios.

-          M-mi padre la tocaba al piano cuando era una niña.- balbuceé intentando deshacer el hechizo que su cálida mirada ejercía sobre mí; él alzó mi rostro con su dedo índice, yo cerré suavemente mis ojos, esperando el dulce contacto de sus labios contra los míos, sin embargo, sentí una suave presión sobre mi frente; abrí mis ojos algo aturdida y me encontré con el rostro de Alexander alejándose ligeramente de mí; fruncí el ceño extrañaba y el miró hacia mi costado derecho.

Mi padre se encontraba recostado en el alfeizar de la puerta principal observándonos sin ninguna discreción. Sentí como mi cuello se tornaba progresivamente a un color rojo profundo y aquel cosquilleo subía hacia mi rostro. Me apresuré a esconder mi rostro mientras huía a esconderme al otro lado del auto, tropezando en mi intento con Alexander que se convulsionaba intentando ahogar sus carcajadas.
Lo miré ceñuda y golpeé con fuerza su brazo apartándolo para fingir que revisaba entre las cosas. Él respiraba agitadamente, su rostro estaba completamente ruborizado después de reír mientras que el mío iba reduciendo sus tonos lentamente. Luego de varios minutos escuché el crujido característico de la puerta principal cerrándose y luego un fuerte ¡CLACK! Me volví hacia el porche del que había sido mi hogar; sin embargo la imagen de mis padres fue lo que llamó mi atención: Él rodeaba los hombros de mi madre acariciándola suavemente mientras besaba su cabellera rubia, ella escondía su rostro entre la chaqueta de mi padre y ambos susurraban por lo bajo, finalmente él beso la punta de su nariz y luego sus labios.
Suspiré enternecida ante su gesto y me apresuré a entrar al auto, pasaron algunos segundos antes de que Alexander ocupase el puesto junto a mi; le sonreí y apoyé mi cabeza en su hombro, él acarició mi brazo y beso mi coronilla, me sentí protegida y plena por un segundo, olvidándome de todo lo que había pasado y pasaría.
Mis padres entraron al auto y emprendimos nuestra marcha en silencio. El estero sonaba a un volumen muy bajo con un pegajoso jazz con el que comencé a tamborilear con mis dedos. Sentí el vibrar de la risa de Alexander en su pecho y alcé la cabeza para observarlo fugazmente antes de volver mi vista a mis dedos que bailoteaban como si fuesen pequeñas piernas.
-          Y bien, ¿cuál es la carretera al cielo?- dije intentando romper el hielo que se había apoderado del auto. Todos rieron y comenzó una charla leve acerca de los recuerdos de mis padres. Justo lo que quería.
Pasaron largo rato conversando sobre lugares con extraños nombres, la euforia de mis padres por volver a allí era casi palpable, emergía de sus poros como si volcanes fuesen. Reí ante la perspectiva y me abracé aún más fuerte a Alexander que seguía enfrascado en la conversación.
De pronto el auto se sacudió con fuerza, observé por la ventanilla, con ojos muy abiertos que nos habíamos salido del camino. Papá aceleró y nos adentramos en la maleza, serpenteando entre los árboles. Sentí mi corazón acelerándose mientras rebotaba dentro del auto; los brazos de Alexander rodearon mi cintura y yo me apreté a su pecho, cerré los ojos totalmente confundida y sorprendida, ¿por qué demonios mi padre haría eso? ¿Acaso nos seguían? ¿Venían por mí? Sin darme cuenta lágrimas de miedo comenzaron a correr por mis mejillas. Y de repente sin más, el carro se detuvo; todo estaba en silencio, sólo se escuchaba un par de respiraciones agitadas y el motor en ralentí.
-          Tranquila Chelse, no pasa nada.- dijo Alexander a mi oído suavemente mientras acariciaba mi cabello. Me di cuenta que estaba fuertemente sujeta a su camisa, aflojé mi agarre y me incorporé suavemente.
Sentí la fría humedad de mis mejillas y me apresuré a limpiarlas con el reverso de mi mano. Mis padres se viraron y ambos me vieron con cálidas sonrisas intentando indicarme que todo estaba bien.
-          Vamos, debemos apresurarnos. Bajen del auto.- dijo papá y ambos bajaron del auto, observé completamente confundida a Alexander y el posó sus labios en mi mano.
-          Te explicaré, ahora debes confiar en mí.- dijo él tirando suavemente de mi mano y ayudándome a salir del auto.
Le seguí sin rechistar, rápidamente mis padres ocultaron el auto entre la maleza.
-          Alexander, ¿Qué está pasando?- Al decir esto mi voz me sorprendió, estaba temblorosa, demostrando todo el miedo y la confusión que en ese momento estaban apoderados de mí.
-          Te dije a donde iríamos Chelse, debemos hacer todo esto para que no nos sigan.- dijo él en un susurro mientras con la vista escrutaba el bosque a nuestro alrededor.
Asentí suavemente y me dirigí hacia mis padres que habían cubierto el auto con trozos de madera y hojas hasta hacerlo prácticamente invisible. Mi padre rodeó mis hombros con un brazo y avanzó hacia Alexander.
-          ¿Crees que puedas hacerlo?- preguntó viéndole a los ojos. Alexander le sostuvo la mirada sin dudar.
-          Nunca, en nuestra historia han entrado mortales al mundo superior Elliot. NO puedo estar seguro de nada, pero si están dispuestos lo intentare.- aquellas palabras se hincaron más en mi haciéndome dudar más que antes. Papá asintió tomó las manos de mi madre.
Yo me acerqué a Alexander, sintiendo como las lágrimas se agolpaban de nuevo en mis ojos, pero esta vez sería fuerte.
-          Alexander, podrás llevarlos... ¿verdad?- dije intentando imprimirle fuerza a mi voz. Él me miro penumbroso y suspiró, mi estómago y mi corazón se hicieron un nudo.- ¿Verdad?- repetí mi pregunta.
-          Chelse, no lo sé… no sé si mi fuerza sea suficiente para llevarlos a los tres. Confío en que sí, pero nada es seguro. Con el tiempo que he pasado en este mundo mi energía superior ha menguado, así que no puedo asegurar nada.- dijo él seriamente observándome a los ojos.
-          Yo puedo ayudarte Alexander… yo soy en parte un ser superior como tú y…
-          ¡No Chelsea!- me interrumpió él.- no puedo pedirte eso, sería muy peligroso. Aún no sabes manejar las energías que existen dentro de tu cuerpo; hasta ayer no sabías que existían; si las agotas… podrías…
-          ¿Morir?- pregunté con mi mirada fiera y retadora mientras que apretaba mis manos en puños.- No es tu elección Alexander, es mía… sin mis padres no iré allí; correré cualquier riesgo necesario.
El me miró reprobatorio, su cuerpo estaba tenso y su mirada era dura; fruncí el ceño y sostuve su mirada por segundos que parecieron eternos, hasta que finalmente sus hombros se relajaron y bufó; sonreí complacida y desvié la mirada hacia el suelo para evitar que notase mi gesto.
-          Está bien pero Chelsea… Prométeme que harás todo tal cual yo te lo diga, y si te pido que pares, lo harás.- su voz sonaba más a una súplica que a una orden.
-          Todo estará bien.- dije colocando mi mano sobre su mejilla; él me vio de la manera más cálida posible y asintió.
Nos internamos más en el bosque, pasando entre árboles y setos hasta llegar a un claro rodeado por la vegetación cada vez más densa.
-          Acá está bien.- dijo Alexander que encabezaba la marcha en silencio; estaba tenso y sus ojos denotaban una gran preocupación.- Chelsea, dame tu mano.
Le obedecí rápidamente; caminamos hasta el centro del claro y rodeamos a mis padres con nuestros brazos en una especie de círculo. Alexander respiró pesadamente.
-          Chelse, escúchame bien. Necesito que te concentres, pon tu mente en blanco e imagina tu energía; es una luz que te mueve.- su voz resonaba en mi cabeza; di u respingo e hice todo como él lo pidió podía verlo; un haz de luz se abría paso en la oscuridad.- muy bien, ahora concéntrate y trata de fijar mi voz en un punto.- “listo” pensé.- muy bien, ahora envía esa energía hacia mí; cerciórate de mantener una parte contigo, cuenta hasta diez.- “1..2…3…4…5…6…7…8…” 

2 comentarios:

  1. Mandy dijo...:

    EEYYYYY!!!!
    COMO DEJAS ASI EL CAP?

    Q BIEN Q CHELSE PUEDA USAR SUS PODERES!

    YO AUN ANDO PREOCUPADA POR EMMA. ESTARA BIEN? ESPERO Q SI.

    YA QUIERO MAAAAAAAS, NO SEAS MALA CON NOSOTRAS Y SUBE PRONTOOO SI NO QUIERES Q MURAMOS DE UN SINCOPE.

    UN BESAZO...TKM

    MANDY

  1. Karen dijo...:

    YEIIIIII, VAMOS PARA EL CIELOOOO, GENIALLLL, AWWW CASI SE DAN UN BESITO FRENTE AL PAPI DE CHELS, AWWW, QUE LINDOOO, YA ME IMAGINO EL PROXIMO CAPITULOOOO, *-* TODO TAN GENIALL!!!! AHHH YO TAMB QUIERO VER LOS UNICORNIOS Y DEMAS QUE NOS DESCRIBISTE, AHHHHH QUE LINDOOOOO, YO QUIERO IRRRRR, ME ENCANTAAAA
    ESTA DE SOBRA DECIR QUE TU HISTORIA LLEGA A MI CORAZONCITO *-*
    TE QUIERO AMIGOSOCITA, ME ENCANTA COMO ESCRIBES ERES TAN TALENTOSAAA!!!!
    ESTOY MUYYYY ORGULLOSA DE TI ANNIE ROSALIE CULLEN LUTZ PATTINSON!!!!

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Traductor

Mordidas de Vampiros D:

TODO EL CONTENIDO DE ESTE BLOG ES PROPIEDAD DE ANNIE [ANGEL.REBELDE.83@GMAIL.COM] CUALQUIER REPRODUCCIÓN O DISTRIBUCIÓN ESTÁ COMPLETAMENTE RESTRINGIDA.

BLOG PROTEGIDO.


IBSN: Internet Blog Serial Number 080-3199-4-00

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

Protected by Copyscape Plagiarism Checker Tool