Bienvenidos a mi blog, aquí van a encontrar historias inspiradas en libros como Twilight y Harry Potter, además de otros relatos recién salidos de mi retorcida imaginación... Así que espero que los disfruten y no se pierdan las actualizaciones.


Cap. 6: Oscuridad.

sábado, 24 de octubre de 2009





Lancé mi mano llena de jabón hacia mi pecho, el amuleto refulgía bajo el rayo de sol que entraba por la ventana. Lo acomodé dentro de mi camisón, cerciorándome  esta vez de que no volviese a salir.
-          Chelse, iré al supermercado.- dijo mamá asomando la cabeza por la puerta; de pronto recordé lo que tenía que preguntarle a papá.

-          ¡Mamá!- dije antes de que saliera. Ella se detuvo y me miró.- ¿dónde está papá?

-          Ha ido a atender algo en el taller, cielo.- dijo ella con un gesto dubitativo que decidí ignorar por mi propia cordura.

-          Oh bueno, hablaré con él luego.- dije suspirando. Ella asintió y salió cerrando la puerta tras sí.
Gruñí y subí las escaleras de dos en dos, cerré la puerta con un fuerte golpe y me deje caer en mi puf carmesí. Lancé mi cabello hacia atrás y lo peine con mis dedos durante un rato; Me incorporé al rato y caminé hasta la ventana, deslicé el pequeño pestillo y las abrí de par en par, el día era suavemente soleado sin rastros de nubes en el cielo azul, me senté en el alfeizar para que aquellos rayos rozaran mi piel blanca; volví adentro y tomé una colcha que había dejado sobre la cama junto a mi reproductor de música; Suavemente me deslicé hacia afuera y caí sobre el tejado del poche trasero de la casa. Extendí la colcha sobre la rasposa superficie y me tumbé con el rostro hacia el cielo. Coloqué mis manos sobre las cejas para proteger mis ojos del sol y me puse los audífonos. La música comenzó a resonar dentro de mi cabeza mientras que yo tarareaba la melodía, la verdad era que no se me daba muy bien la parte de cantar… o bailar.
Los rayos del sol caían suavemente sobre mí, los oídos me palpitaban y me dolían debido al alto volumen de la música. Suavemente caí en un estado de sopor, mi cabeza daba vueltas alrededor de todo lo que había pasado los últimos días.
Mi vida nunca había sido interesante, solo era una simple chica de los suburbios de Wisconsin, mi mayor aventura fue el día que me perdí en el bosque junto a Emma. Reí ante la ironía del asunto; ahora, de un par de días para acá, me perseguía un extraño hombre, tanto despierta como en sueños, aparecían amuletos de la nada que me hacían sentir a salvo, intentaba ahogarme en el mar y vivía gracias a un desconocido al que nunca le vi el rostro…
-          ¡Chelsea!- escuché a mi padre llamar, sacándome de mis pensamientos, abrí los ojos para descubrir que el sol se estaba ocultando, y el cielo comenzaba a despedir sus hermosas tonalidades rosas y naranjas; me incorporé de un salto y recogí la colcha, caminé con cuidado sobre el angosto saliente del tejado y entré de nuevo a mi habitación.

-          ¡¡Aquí!!- dije abriendo la puerta y colocando detrás de mi oreja los mechones de cabello que se habían salido de mi coleta. Mis padres no sabían acerca de mis ratos sobre el tejado, siempre se habían caracterizado por ser demasiado protectores conmigo; en ese momento la imagen del rostro horrorizado de mi madre saltó en mi mente. Sacudí mi cabeza mientras que escuchaba los pasos de mi padre subiendo la escalera.

-          Chelse, tu madre me dijo que querías conversar, ¿qué pasó?- dijo él mientras media un lugar libre en la pared frente a mi habitación. Rápidamente busqué una excusa para explicar el por qué de mi curiosidad.

-          Oh… sí… ehm… T-tu cuadro de la bahía ¿lo terminaste?- balbuceé un poco decepcionada de mí misma; él me miró extrañado durante unos segundos y volvió su vista a la pared.

-          Ah, ese… si linda, ya lo terminé.- dijo él distraídamente.

-          ¡Oh! Genial.- dije rápidamente antes de desaparecer por las escaleras bajo la mirada confundida de papá; “de seguro piensa que estoy loca” me dije a mi misma.
Entré a la cocina en el momento en que mamá abría la puerta principal con grandes paquetes. Me apresuré a ayudarla a levantar todo y llevarlo a la mesa; comencé a guardar cada cosa en la alacena mientras que mi madre me ayudaba en silencio.
-          Cielo, yo cocinaré.-dijo finalmente mientras guardaba la leche en el refrigerador.- he pasado por el almacén, la bolsa de la derecha es tuya.
La miré rápidamente y tomé la bolsa, miré dentro y saqué un hermoso abrigo negro; sonreí y la abracé fuertemente.
-          Muchas gracias mamá.- dije; ella sonrió y besó mi mejilla. Salí de la cocina y subí a mi habitación; rápidamente tomé mi toalla y salté al baño para tomar una ducha.
Salí rápidamente de la ducha y desenrede mi cabello frente al espejo, me fijé en mi rostro, una diferencia que no podía distinguir relucía intensamente en él. Suspiré deje caer mi cabello sobre mis hombros y cepillé mis dientes, salí del baño dejando una inmensa nube de vapor detrás de mí. A pesar del calor que había me coloqué una de mis gruesos y cerrados camisones de invierno; algo debía hacer para esconder el amuleto.
Me dejé caer sobre la cama con los brazos extendidos, el cansancio se cernió sobre mí a pesar de todo el descanso que había tenido. Lentamente relajé cada uno de mis músculos sin mucho esfuerzo. Aquella roca sí que causaba un millón de cosas en mí.
-          ¡Chelsea! La cena está lista.- llamó mi madre a la puerta. Apreté más fuertemente los ojos y me quejé por lo bajo.
-          En un momento.- dije con voz perezosa. Me revolví en la cama y me levanté lentamente.
Bajé de nuevo a la cocina, ya mis padres estaban comiendo; arrastré ruidosamente la silla y me desplomé sobre ella, moví con el cubierto el asado sin ningún apetito mientras que mi mente viajaba a través de millones de recuerdos. Sonreí al pensar en las tantas horas de juegos y risas con Emma. Mamá me veía aún preocupada mientras que papá estaba totalmente concentrado en su plato.
-           Chelse, ¿te sientes bien?- dijo ella con sus grandes ojos verdes demasiado cerca de mi rostro.
-          Ehm… Uhm… sí, estoy bien.- titubeé. Bajé la mirada de nuevo a la mesa.- es que no tengo apetito madre.
Me observó dubitativa durante un largo rato, su dedo índice recorría su mentón suavemente, hasta que por fin, con un gran y largo bostezo di la última estocada para que ella terminase de decidir. Papá seguía con la mirada a mamá que se había puesto de pie con su plato, y el mío sobre las manos. Con un clic encendió el triturador de basura y arrojó los restos de su cena en él, me levanté de la silla y de un salto tomé el plástico de envolver y cubrí mi plato de comida con él.
-          Para mi almuerzo mañana.- dije mientras lo colocaba en el refrigerador. Mi madre sonrió ligeramente y comenzó a lavar los trastes.
Llegué de nuevo a mi habitación y busqué el cargador de mi móvil. “en algún lado debe de estar” dije poniéndome de pie y colocando mis brazos en jarras. Fruncí el ceño y achiqué mis ojos como si eso me fuese a ayudar a encontrarlo; di vueltas sobre mí misma y revoloteé por mi habitación hasta que por fin lo hallé. Conecté el pequeño aparato a la corriente eléctrica y lo encendí; como siempre saltaron un par de mensajes de Emma y uno de información de mi línea. Me desperecé pesadamente y apagué la luz.
Me recosté sobre mi costado y observé el reloj de mi mesa de noche. Su escandalosa luz irrumpía en la espesa oscuridad de la habitación.
-          Genial, me iré a dormir a las diez treinta.- gruñí y me giré cubriéndome con la fina manta.
De pronto recordé la noche anterior, busqué en mi mente algún sueño sin conseguir nada más que un dolor de cabeza; así que decidí probar alunas cosas. Cerré los ojos con fuerza y recordé cada una de las cosas que pasaron en los últimos días; el parque, el precipicio, la voz, mi pesadilla, la bahía… apreté mis ojos y fruncí el ceño; suspiré esperando alguna reacción… “nada” pensé. Había esperado que el miedo se esparciese por mi cuerpo y que mi corazón se desbocara, pero nada de eso había pasado, abrí uno de mis ojos y miré a mí alrededor, la ventana estaba abierta de par en par, pero no me molesté en cerrarla. Simplemente me acomodé y solté la coleta que tenía detrás de mi cabeza. Volví a cerrar los ojos y me relajé, preparándome para caer en sueños inexistentes.
-          Buenas noches.- escuché en un susurro, mi cuerpo fue recorrido por un escalofrío. “¡no voltees, quédate quieta!” me sorprendí gritándome eso dentro de mi cabeza. Mi cuerpo se paralizó. Alguien había hablado, lo sabía. Un suave roce recorrió mi cuello, seguido de un hormigueo, mi respiración se hizo dificultosa y rápidamente mi mano voló hacia el sitio donde algo me había tocado. Sentí el contacto gélido de mis dedos sobre mi piel, solté un sollozo inexplicable y me ovillé sobre la cama.
Esta vez, el miedo si había estado presente, abracé mis rodillas con la mano que no cubría mi cuello. Estaba temblando violentamente y las lágrimas rodaban sobre mis mejillas; alguien, o algo, había estado allí. Me habló, me tocó; pero era tan cobarde que no me atrevía a echar la vista atrás. Mi mente corría a través de millones de opciones y posibilidades, desde ladrones hasta secuestradores infernales que desaparecían en el aire. Apreté aún más las rodillas contra mi pecho, sentí como mi corazón golpeaba dolorosamente en todas direcciones, mientras que el miedo escapaba en fuertes sollozos.

3 comentarios:

  1. (L)(*)Citlally (L)(*) dijo...:

    Annie Luo como se te ocurre dejarlo ahí¡¡¡¡¡¡ me kieres matar de la ansiedad vdd?? e svenganza o ke??? xD igual me encanta esta historia, es refrescante^^. sigue asi amigososa^^ tkm

  1. Karen dijo...:

    ANNIIIIIEEEEEE AAAAHHHHH QUIEN FUE QUIEN FUE QUE LE HABLO???!!! OH POR TODOS LOS SANTOS!!! FUE EL CHICO MALO O EL BUENOOOOO... QUE TIENE QUE VER EL HECHO DE QUE DUERMA TANTO CON EL AMULETO O TAMB EL QUE HASTA ELLA MISMA SE VIO DIFERENTE...
    QUE SIGNIFICA EL AMULETO??? LA PROTEGE??? SI LA PROTEGE PORQUE ES NEGRO??? Y TAMB QUIEN SE LO PUSO??? EL CHICO QUE LA SALVO CUANDO LA ESTABAN AHOGANDO???
    AY JESUS SANTISIMO....

    ESTA DEMAS DECIR QUE ME ENCANTA VERDAD???
    TE QUIERO AMIGOSOCITA

    CASSIE ERES INCREIBLE JAJAJA XD

  1. OMG!!!
    jaajja
    creo qe estoy comenzando a sentir una adiccion por tu blogxD
    aunqe aun no termine de leer:$
    jaja
    peroo algun dia lo arexD
    jajaja
    me encanta la historia anniexD
    cuidate tqm amigososa:D!
    besos♥

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Traductor

Mordidas de Vampiros D:

TODO EL CONTENIDO DE ESTE BLOG ES PROPIEDAD DE ANNIE [ANGEL.REBELDE.83@GMAIL.COM] CUALQUIER REPRODUCCIÓN O DISTRIBUCIÓN ESTÁ COMPLETAMENTE RESTRINGIDA.

BLOG PROTEGIDO.


IBSN: Internet Blog Serial Number 080-3199-4-00

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

Protected by Copyscape Plagiarism Checker Tool