Bienvenidos a mi blog, aquí van a encontrar historias inspiradas en libros como Twilight y Harry Potter, además de otros relatos recién salidos de mi retorcida imaginación... Así que espero que los disfruten y no se pierdan las actualizaciones.


Cap. 3: Pesadilla.

lunes, 19 de octubre de 2009



Cenamos mientras que Emma volvía a contar sus aventuras en el subterráneo de Chicago, charlamos y reímos durante un rato hasta que un bostezo delató a mi pobre amiga, había pasado varias horas en un auto sin dormir y ahora el cansancio pasó facturas.
-          Chelse, deberías ir a preparar la cama.- dijo mi madre. Asentí y me levanté rápidamente, levanté los platos y los coloqué en el fregadero.- Querida, yo hago eso.
Suspiré y la observé, odiaba sentirme discapacitada, y más aún por una cortadura. Solté el vaso que sostenía en mi mano y asentí.
-          Pequeña.- dijo mi padre tomando mi brazo libre.- Se me ocurrió algo ¿Quieren venir conmigo, mañana a la bahía?
-          Claro papá.-dije con una sonrisa y besé su mejilla, el me rodeó con sus brazos y beso mi frente.
Reí por lo bajo con Emma y subimos corriendo al segundo piso. Abrí el armario del pasillo y saqué un par de almohadas y cobertores; entré a mi habitación y ya Emma había sacado la parte de debajo de mi cama doble. Había hecho que mis padres la compraran cuando tenía unos ocho años, precisamente para ocasiones como esta. Cambié las mantas y coloqué almohadas para Emma, ella sonrió y se tumbó de lado arropándose con el grueso cobertor rosa.
-          Buenas noches Emi Lou.- dije mientras ella bostezaba.
-          Buenas noches Chelsea Lou.- contestó ella con un suspiro antes de quedarse dormida.
Me levanté suavemente, teniendo cuidado de no despertarla y salí al baño para tomar una ducha, cuando entré de nuevo tenía mi pijama y apagué la luz; la habitación se sumió en la negrura, volví a la cama tanteando y me acosté boca arriba; mis ojos se acostumbraron a la falta de iluminación y pude reconocer las silueta de cada objeto dentro de la habitación. Cerré los ojos y caí en un torbellino de imágenes me devoró.
En mi sueño estaba de nuevo en aquel rincón del sauce, perseguía al hombre de la túnica, como lo había hecho unas cuantas horas antes, de pronto él sonrió horriblemente enseñando sus asquerosos dientes amarillos. Mi estómago se hizo un nudo cuando aquel ser dio un paso hacia mí; mi corazón palpitaba rápidamente por el miedo mientras que se acercaba más y más; extendió su mano desfigurada hacia mí, sus uñas negras estaban a poco centímetros de mi rostro y tuve que hacer un esfuerzo sobrehumano para no vomitar cuando su aliento llegó a mi rostro. De pronto una intensa luz me cegó y se interpuso entre aquella criatura y yo, susurrando algo en un idioma que no entendí.
-          ¿Qué pasa?... solo quiero, jugar un poco.- dijo aquel ser con su voz sedosa parecida al bufido de una serpiente. Aquella luz gruñó y se abalanzó sobre él, pero en ese instante desapareció dejando un rastro de humo negro.
Respiraba con dificultad mientras que la luz desaparecía un segundo después de él.
-          ¿Quién eres?- pregunté con un hilo de voz.
-           ¿QUIÉN ERES?- grité una y otra vez, pero nadie me contestó.
Abrí los ojos y me incorporé de golpe. Gotas de sudor perlaban mi frente y mi cabello se pegaba en mi rostro, las finas manos de Emma sujetaban mis brazos y sus ojos estaban clavados en los míos. Mi respiración era jadeante y dificultosa mientras que ella me observaba.
-          Tranquila Chelse…. Ya paso.- susurraba una y otra vez; observé a mi alrededor, mi cuarto estaba igual que antes, la única diferencia era que mis sábanas estaba revueltas y empapadas en sudor, sentí la humedad de mis mejillas y las sequé con la manga de mi camisa, mi respiración se acompaso y cerré los ojos.- ¿Chelse? ¿Estás bien?
-          Oh Emm… gracias, solo ha sido un horrible sueño.- ella me abrazó y peino mi cabello.- ¿qué ha pasado? ¿qué hora es?
-          Son poco más de las seis de la mañana, te has puesto a gritar y te retorcías, tus padres se fueron poco antes, así que ni por asomo se enteraron. Preguntabas ¿quién eres?... de nuevo lo del parque ¿verdad?
Asentí levemente y ella suspiró viéndome con ojos preocupados, peiné mi cabello y desvié la mirada.
-          Vuelve a dormir Emi.- dije intentando colocar una sonrisa creíble.
-          ¿Cómo crees? Si vuelves a despertar gritando yo…
-          No voy a volver a dormir.- dije para que se calmara. Ella respiró ruidosamente y bostezó.- No, que va.
-          Emma Parker, no has dormido bien, las ojeras te llegaran al mentón.- dije dándole un empujoncito. Ella sonrió ligeramente y me miró.
-          Está bien, pero si pasa algo, prométeme que me despertaras y no harás una locura.- dijo.
-          Claro Emm…- dije con una sonrisa. Ella se recostó de nuevo en su cama y cerró los ojos, esperé a que su respiración se acompasara, indicador de que estaba profundamente dormida.
Me levanté de la cama y apagué la luz, rápidamente descorrí las cortinas y una luz grisácea se coló adentro, ahora menos que nunca me gustaba la oscuridad. Caminé en calcetines haciendo el menor ruido posible, de pronto un sonido proveniente de mi estómago me hizo caer en cuenta de q estaba hambrienta.
Cepillé mis dientes y peiné mi cabello; Bajé las escaleras de dos en dos y encendí las luces de la casa, me preguntaba a donde habían ido papá y mamá; era sábado y habían salido antes de las seis treinta de la mañana. Suspiré y abrí en refrigerador, saqué el envase de la leche y busqué un cuenco y el cereal en la alacena.
Devoré todo en un par de minutos, me serví un vaso de jugo de naranja y volví a subir a la habitación.
Emma seguía profundamente dormida, abrí la portátil y la encendí. Vagué por internet varios minutos; tiendas virtuales, videoclips y tráileres de películas fueron algunas de las cosas que busqué sin mucha atención.
De pronto escuché un ruido en el porche; di un respingo y respiré lentamente; el sonido de la puerta abriéndose hizo que volviera a la realidad.
-          ¿Chelsea?- llamó la voz de mi padre.- ¿Chelse, estás despierta?
-          Sí, acá arriba.- dije asomando mi cara en la puerta para no despertar a Emma.
-          Debemos llegar a la Bahía temprano… quiero terminar mi cuadro hoy.- dijo él.
-          Está bien, ya nos alistamos.
Me asomé por la ventana rápidamente, el cielo seguía gris y nublado, igual que ayer. Un escalofrío recorrió mi espina al recordar todo lo que había pasado. Rápidamente me deslicé hacia la cama y puse una de mis manos en el hombro de una muy dormida chica.
-          Emi Lou.- susurré.- es hora de despertar.
-          ¿Qué pasó Chelse?- preguntó con una nota de alarma en el tono de su voz.
-          Tranquila, solo que mi padre ha llegado, iremos en un rato a la bahía y debemos alistarnos.
Ella se incorporó y se estiró perezosamente. Yo reí al ver su rostro y ella acompaño mis risas.
-          Dormir es lo que más extrañaré de las vacaciones.- dijo con un tono de voz perezoso y cansado.
-          ¡Vamos, vamos, vamos!- la apremié al ver que sus párpados se cerraban y su cabeza buscaba de nuevo la almohada.
Busqué un par de toallas y le di una a Emma que iba encaminada al baño. Mientras ella estaba allí aproveché para buscar mi ropa; Abrí mi armario y hurgué dentro de él, luego de varios minutos saqué unos pantaloncillos caqui y un vestidillo azul eléctrico. Cuando Emma salió entré corriendo a la ducha, deje que el agua me relajara mientras que lavaba mi cabello. Salí a trompicones del baño destilando agua a mi paso. Me vestí rápidamente y peiné mi cabello para dejarlo suelto.
Cuando al fin estuvimos listas ya papá estaba esperándonos en el auto, me coloqué mis gafas de sol y serré la puerta principal pasándole el pestillo.
-          Listo, vámonos.- dije entrando en el auto, papá arrancó el auto sin decir palabra y en unos minutos estábamos frente a uno de los tantos muelles construido en la bahía.
A veces me preguntaba para qué mi padre solía pintar allí, nunca había hecho un cuadro de aquel paisaje y cuando le preguntaba sobre sus hermosos paisajes solía evadirme. Rápidamente instaló su caballete y el lienzo y comenzó a dar coloridas pinceladas.
Por nuestra parte, Emma y yo caminamos por la orilla del mar en busca de Caracolas. Estuvimos en silencio al principio del recorrido; mi mente trabajaba a mil por hora a pesar de que mi paso era lento y perezoso.
Emma traía un pequeño balde y su semblante parecía pensativo. Llegamos al final de la playa luego de un rato de caminata, nos sentamos sobre unas enormes rocas y nos quedamos viendo el romper de las olas durante un rato. Ninguno de las dos se atrevió a decir palabra alguna, pero en su rostro se expresaba la curiosidad y la preocupación que sentía por mí. De algún modo me sentía agradecida, ella siempre estaba allí para mí, sin importar que pasara.
Un suspiro saltó de improviso de mi pecho y alboroté su cabello, ella me miró extrañada y apoyo su espalda contra mis piernas mientras se colocaba su mano sobre las cejas, el sol había salido de entre las nubes y lanzaba inclementemente sus rayos sobre nosotras.
-          Emma Lou…- dije suavemente, ella me miró con los ojos como rejillas.- eres la mejor. – ella sonrió ampliamente y se rascó la cabeza preguntándose algo.

2 comentarios:

  1. Karen dijo...:

    OHHHHHHHHH EL CORAZON ME BOMBEABA COMO NUNCA CUANDO ESCUCHO EL RUIDO DE LA PUERTA..... ESTA FENOMENALLLLL ANNIEEEEE ME ENCANTA ME PONE QUE NO PUEDO DESPEGAR LA VISTA DE LA PANTALLA, SI LUEGO NECESITO LENTES TE HAGO RESPONSABLE JAJAJAJA XD
    AMIGOSOCITA GENIAL!!!!
    QUIEN ES EL TIPO QUE LA SALVA??? ES UN ANGELITO???? TIENE TODAAAA LA APARIENCIA DE UNO!!!! WIIIIIIIIII UNA GUERRA ENTRE DOS MUNDOS POR UN ALMA!!!!
    AMIGOSOCITAAAAA TE QUIERO MUCHISIMOOOOOOOOOO
    PD: NO ES POR PRESIONAR NI NADA POR EL ESTILO PERO MUERO POR OTRO CAPI :)

  1. DIOSD:!!!
    qien ese ser tan asqeroso:S!?!?!
    pobresita qe feo sueño >.<
    auu qe lindo tener una amiga asi:D!!
    tu historia esta bien suuave:D!!!
    ya qieroo leer maas!
    espero seguir continuando aorita:D
    escribes genial annie:D besos!♥

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Traductor

Mordidas de Vampiros D:

TODO EL CONTENIDO DE ESTE BLOG ES PROPIEDAD DE ANNIE [ANGEL.REBELDE.83@GMAIL.COM] CUALQUIER REPRODUCCIÓN O DISTRIBUCIÓN ESTÁ COMPLETAMENTE RESTRINGIDA.

BLOG PROTEGIDO.


IBSN: Internet Blog Serial Number 080-3199-4-00

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

Protected by Copyscape Plagiarism Checker Tool