Bienvenidos a mi blog, aquí van a encontrar historias inspiradas en libros como Twilight y Harry Potter, además de otros relatos recién salidos de mi retorcida imaginación... Así que espero que los disfruten y no se pierdan las actualizaciones.


81.- Terror.

domingo, 11 de octubre de 2009



Cuando por fin el auto se detuvo todos nos abalanzamos hacia afuera. Carlisle le aventó un rollo de billetes al conductor que lo aceptó sin rechistar. Entramos rápidamente a la casa y la revisamos a velocidad vampírica, el efluvio de Edward estaba concentrado dentro de la pequeña sala, tal vez era el calor que lo había destacado de aquel modo, sin embargo el olor de Bella estaba disperso y casi imperceptible.
-          Nada.- dijeron tres voces que revisaban cada rincón de la pequeña casa.
-          Deben estar en el estudio de Ballet.- dijo la vocecilla de Alice. Cerramos la puerta de la casa detrás de nosotros y corrimos a velocidad vampírica a lo largo de la calle desierta.
Llegamos en un santiamén a las grandes puertas de madera, en ellas había un papel rosáceo, tostado por el sol despiadado que decía “CERRADO POR VACACIONES”. Una oleada de algo parecido a la adrenalina me recorrió de pies a cabeza al oír un gruñido en el interior del estudio. Me abalancé hacia adentro con los demás pisándome los talones.
Serpenteamos por algunos pasillos, la impaciencia y la ansiedad cosquilleaban en mis pies y mis manos, y una risa socarrona brotó de mi pecho al imaginar el rostro de James. Por fin dimos con la amplia puerta de roble. Un grito destrozado hizo que entráramos de golpe.
-          ¡Oh no, Bella, no! – gritó Edward, estaba de pie a unos escasos metros de un ovillo, rápidamente me di cuenta que era Bella. Su pierna estaba horriblemente rota y sangraba, inundando la habitación con un… delicioso aroma. Por su parte los ojos de James brillaban desde el otro lado del salón; mi hermano gritaba y se sacudía, debatiéndose entre ir a por él, o hacia la pequeña humana.- ¡Bella, por favor! ¡Bella, escúchame; por favor, por favor, Bella, por favor!
Al vernos, Edward se lanzó hacia el suelo; comenzó a implorar y sus manos intentaban acerarse a una Bella que se retorcía y gemía de dolor. Carlisle corrió junto a Alice para situarse a un costado de Edward. Mientras tanto, yo no dudé un segundo, con Jasper a mi lado fui hacia la sonrisa burlona de James.
Mi ira se unió a una malsana diversión, una risa gutural afloró de mi garganta mientras que James corría hacia la puerta. Jasper le cortó el paso con sus ojos completamente negros; su ira llenó el lugar, y esto, combinado a la gran cantidad de sangre que se había derramado a unos pocos metros era un coctel algo peligroso en mi hermano.
-          Jazz… no respires.- le dije, instantáneamente el movimiento acompasado de su pecho se detuvo y sus ojos se concentraron en el cazador.
James estaba atrapado, gruñía y se agazapaba como un animal arrinconado. Yo reía a carcajadas y me movía de un lado a otro; él me seguía con la mirada y rugía fuertemente. De un momento a otro se abalanzó enseñando sus colmillos hacia mi cuello, con un simple movimiento lo atrapé por sus muñecas y lo lancé hacia el suelo con fuerza, quedando como resultado unas tablas partidas con un fuerte chasquido.
Jasper le hizo coro a mis risas, haciendo que el rastreador se hartara más y más. Sus ojos color azabache relucían en la oscuridad, mientras lanzaba golpes esquivos y desenfrenados hacia Jasper; sin embargo el lo esquivaba ágilmente y le asestaba golpes fuertes y rápidos. Sus fauces se abrían y cerraban en cada ataque, mientas que rugidos fuertes e inhumanos brotaban de su pecho. Bostecé con gesto perezoso y aburrido, este gesto lo sacó de sus casillas haciendo que gastara más energía en sus ataques.
-          ¡FUEGO!- gritó Bella detrás de mí. Rápidamente me volví a concentrar en el cazador; no podría hacerlo si me mortificaba por ella. “estará bien, está con Edward y Carlisle… estará bien, Alice esta allí”.
-          Jazz.- dije calmadamente mientras bloqueaba varios ataques desesperados de James.- busca madera ¡YA!
Él se apresuró y levantó  varios tablones que se habían despegado del suelo, comenzó a hacer la hoguera, formando una montaña de maderos despedazados.
El pánico de James iba en aumento, sus ojos recorrían el trecho de la hoguera y Jasper hasta mí y la puerta que estaba a mis espaldas. Reí burlonamente, esto enardeció por completo a James que se abalanzó hacia mí. La ira hizo hincapié en mí, haciendo que lo embistiese a mitad de trayecto, el cuerpo de James voló por los aires hasta chocar fuertemente contra un espejo, haciendo que estallase en mil pedazos. De un momento a otro el dolor de los gritos de mi hermano hicieron eco en mi cerebro, llenándome de una sensación que recorrió toda mi espina dorsal. Su sed de venganza y la mía se unieron dentro de mí, James volvió a intentar embestirme, se acuclilló con un movimiento rápido y saltó.  Tomé su muñeca y con un movimiento rápido y un crujido esta se desprendió de su brazo.
Un grito ensordecedor brotó del pecho de James, recorría con los ojos llenos de pánico y dolor su brazo cercenado. Aproveché su momento de aturdimiento para volver a atacarlo. Jasper había encendido ya la enorme hoguera que iluminaba completamente el salón.
Tomé a James desprevenido acercándome por su espalda, pasé mis brazos por debajo de sus hombros y haciendo uso de mi fuerza otro crujido llenó el aire, un aullido de dolor y el sonido de otro miembro rodando por el suelo. Su ira era palpable y previne algún otro movimiento, velozmente lo inmovilicé. Él gritaba y se retorcía mientras que me movía ágilmente destrozando cada parte de su cuerpo. El aire se transformo en un sahumerio dulzón mientras iba arrojando cada pieza de él dentro del fuego. James no paraba de gritar terroríficamente, vi miedo reflejado en sus ojos cuando me acerqué lentamente, por un momento sus gritos incesantes se detuvieron para darle paso a una súplica ininteligible, me reí de su descaro y me lancé sobre él, sin siquiera darme el lujo de pensarlo. Silbando triunfante me dirigí hacia la hoguera donde Jasper tenía la mirada perdida y arrojé los trozos restantes del mutilado cuerpo de James.
Los gritos de Bella habían cesado, solo un pequeño murmullo se dejaba oír mientas que Edward la levantaba en brazos y caminaba lentamente. Debía haber mejorado, sonreí espontáneamente al ver la sonrisa nerviosa y tranquilizadora de Edward que nos decía que todo estaba bien. Carlisle caminaba detrás de Edward y Alice mientras se alejaban por el pasillo. Escuché el sonido de una puerta cerrarse mientras que Jasper rociaba con gasolina todo el interior del estudio.
-          ¡Edward Cullen!... ¿has robado un auto?- escuché el chillido de Alice, seguido de la risa vibrante de Edward.
Reí ante la ironía antes de que Jasper tirara de mi camisa y corriéramos hacia afuera; una explosión hizo que se moviese todo el edificio y ardiese hasta los cimientos. Los demás nos esperaban muy cerca de la casa de Bella, al salir observé el auto robado. Resultó ser un BMW m3 muy parecido al mercedes de Carlisle. Reí mientras observaba el auto y en un segundo entré al taxi que los chicos habían conseguido.
Nos dirigimos rápidamente al hospital donde atendieron en segundos a Bella, sin embargo aquel olor comenzaba a marearme, sangre por doquier, medicamentos y cientos de olores entremezclados.
-          Hijo, creo que Jasper y tú deben volver a casa.- dijo Carlisle colocando su mano sobre mi hombro, busqué a Jasper con la vista y lo hallé con los ojos cerrados recargado contra una pared.
-          ¡Ugh! Creo que es lo mejor... Adiós, hablaremos al teléfono apenas lleguemos.- reímos al unísono y él asintió.
-          Debo ir a ver como atienden a Bella, nos veremos luego, hijo.- dijo él alejándose rápidamente.
-          Jasper, vámonos.- dije tomándolo por un brazo y tirando de él, su semblante lucía enfermo mientras salíamos del hospital. Su cuerpo se irguió y finalmente respiró cuando entramos a un viejo auto de la línea de taxis del hospital.
Llegamos rápidamente al aeropuerto y compramos los boletos. El alivio recorría mi cuerpo y una sonrisa de complacencia se abrió paso entre mis labios, lo único que me hacía falta en este momento era mi hermosa y pequeña Rosalie. Al fin todo había acabado, habíamos superado el clímax de la tormenta y ahora venía la calma, Bella tardaría en recuperarse, una pierna rota y varias costillas fracturadas no eran cosa de gracia; además de la enorme mordida de un vampiro psicópata.
-          Divertido, ¿eh?- dijo Jasper, refiriéndose al breve encuentro con James, imitó mi falso bostezo y rió ampliamente. Yo reí ente dientes y suspiré.
-          Pues, sí… algo, quizás.- respondí con indiferencia. Jazz abrió los ojos de par en par sorprendido y yo reí ante su reacción. Por fin mi familia volvería a estar tranquila… por así decirlo.

2 comentarios:

  1. Karen dijo...:

    WIIIIIIIIIIIIIIII YA MATAMOS A JAMEESSS ESTUVO DIVERTIDOOOO.... JAJAJAJAJA YA PUEDE DESCANSAR MI LADO LUGUBRE Y AGRESIVO...
    ESTUVO SUPER EL CAP AMIGOSOCITA SUPERO MIS ESPECTATIVAS DE LA MUERTE DE JAMES....
    TENGO QUE DEJAR DE VER PELICULAS SANGRIENTAS.... XD
    TE QUIERO AMIGOSOCITA

  1. Mandy dijo...:

    IN-CRE-I-BLE!NO TENGO PALABRAS PARA DESCRIBIR ESTE CAPITULO.ESTA SUPER BIEN ESCRITO,Y EXPRESADO. ME ENCANTA ESA PASION POR LA LUCHA Q COMPARTEN JASPER Y EMMET.ENHORABUENA

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Traductor

Mordidas de Vampiros D:

TODO EL CONTENIDO DE ESTE BLOG ES PROPIEDAD DE ANNIE [ANGEL.REBELDE.83@GMAIL.COM] CUALQUIER REPRODUCCIÓN O DISTRIBUCIÓN ESTÁ COMPLETAMENTE RESTRINGIDA.

BLOG PROTEGIDO.


IBSN: Internet Blog Serial Number 080-3199-4-00

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

Protected by Copyscape Plagiarism Checker Tool