Bienvenidos a mi blog, aquí van a encontrar historias inspiradas en libros como Twilight y Harry Potter, además de otros relatos recién salidos de mi retorcida imaginación... Así que espero que los disfruten y no se pierdan las actualizaciones.


CAPÍTULO ESPECIAL

lunes, 7 de septiembre de 2009


Hola! acá les dejo un hermoso capítulo especial hecho con la GRAN colaboración de mi querida amiga Citlally del blog Deja Vu Inmortal.
En serio eres lo máximo Cit! una gran escritora y una mejor amiga. Espero que nuestra amistad siga creciendo; no me queda más que agradecerte lo mucho que me has ayudado.
MUCHISIMAS GRACIAS!!
Luego de un extenuante y ajetreado día de instituto los cinco hermanos Cullen se dirigían velozmente a casa en el enorme jeep de Emmett; como siempre Rose estaba junto a él tomándolo de la mano mientras que, en el asiento de atrás Alice reposaba entre los brazos de Jasper, Edward se limitaba a negar con la cabeza o a bufar mientras dirigía su mirada hacia el paisaje nevado en el exterior del auto. Al llegar al garaje de su casa, el primero en bajar fue Edward, era tortuoso para él presenciar esas escenas debido a los comentarios que hacían sus hermanos vampiros.
- vamos hermano pero quédate.- dijo Emmett con su usual tono despreocupado.- tal vez quieras que llame a Tania por ti, de seguro ella no tendría ningún problema en librarte de tu... problemita.
- Oye Ed, no es tan difícil yo puedo ayudarte- Jasper guiño un ojo hacia Ed quien empezó a maldecir por lo bajo, ya que él comenzó a emitirle emociones de otro tipo, pensando en cómo le ayudaría a ver a Tania de otra manera.
De pronto el aire se electrifico debido a la amplia carga de lujuriosas sensaciones que Jasper podía emitir; Edward se erizó y en menos de un segundo desapareció entre los arboles soltando improperios ante las carcajadas de sus hermanos. Por su parte Alice y Rose miraban a los chicos con una desaprobación artificial, sin poder esconder las pequeñas risitas. Alice interrumpió las sonoras carcajadas de Emmett y Jasper, golpeando a este último para llamar su atención.
- Jasper ya basta, Edward ya se fue, no empieces algo que no estés dispuesto a continuar, estás viendo que poco le falta a Emmett y tú todavía le das cuerda.
- De hecho yo si estoy dispuesto a continuar.- contradijo Emmett llegando en un salto hasta Rosalie y tomándola en brazos antes de besarla frenética y apasionadamente. Alice le lanzó una mirada envenenada a Jasper.
- ¿Ves lo que provocas?
- Ella tiene razón hermanito.- dijo Emmett observándolo con preocupación.- deberías dejar de sentirte de esa manera porque harás que comience a ver a mi querida hermana con ojos ilegales.-
Rosalie frunció el ceño ante el comentario antes de propinarle a Emmett un fuerte golpe.
- ¡Vamos cielo!- comenzó el mientras seguía a una furiosa Rosalie que ya había comenzado a caminar hacia el interior de la casa; Al llegar cerró la puerta en sus narices.- ¿ves lo que provocas?- dijo en un tono un poco enfadado antes de dirigirle una mirada culposa a Jasper.
Jazz se limito a encogerse de hombros realmente apenado, y seguir a Rosalie. Emmett estaba por ir detrás de él, pero Alice lo detuvo.
- No, está bien solo ira a disculparse.
- Demonios.- dijo Emmett sentándose enfurruñado sobre el pequeño escalón de la entrada.- ahora debo hacer algo para disculparme.
Los ojos de Alice brillaron y sonrió con malicia antes de pararse frente a su hermano, aunque él estaba sentado sus rostros quedaban prácticamente al mismo nivel.
- Creo que hay algo que podemos hacer para que te disculpes.- dijo con ojos de complicidad.
Emmett la miró con una mezcla de extrañeza y temor, esas palabras solo podían significar que había despertado el lado más salvaje de su pequeña hermana.
- está bien Alice.- dijo cediendo ante la desesperación.- vamos de compras.
Ella dio algunos saltitos hasta llegar al enorme Jeep gris, enarco una ceja en dirección a su hermano que seguía sentado en el mismo sitio.
- Nos vamos Emmett- El bufo ante la perspectiva de lo que le esperaba al lado de su querida hermanita, nunca había salido con Alice solo de compras, siempre contaba con Rose como intermediaria, pero en esta ocasión estaba solo. -¿Estás segura que le agradara a Rose?- Alice bufo ante la duda que mostraba su hermano.
- ¿Tú te atreverías a apostar en mí contra Emmett Cullen?
Emmett suspiró de resignación y camino lentamente hasta su auto, al llegar ya Alice estaba cómodamente sentada en el puesto que ocupaba Rosalie a diario.
- vale Alice, allá vamos.- dijo Emmett con un mal fingido entusiasmo mientras encendía el motor, Alice le lanzo una mirada venenosa e hizo rodar sus ojos, Emmett rió por su reacción y alboroto sus cabellos antes de salir de la cochera.
El viaje que usualmente era de dos horas pasó a ser de una, el auto estaba en silencio mientras que Emmett se devanaba los casos intentando pensar que habría en una tienda capaz de cambiar el negro estado de ánimo de Rosalie, Alice se limitaba a revisar cientos de revistas de tips que permanecían en su bolso.
- ¿qué tanto lees hermanita?- dijo Emmett curioso mientras aparcaba el auto frente a un gran almacén.- ¿como hacer que tú esposa vampiro quiera volver a cuchiplanchar contigo?
- No, ese es el numero de la próxima semana.- dijo Alice distraída mientras guardaba la revista de nuevo; Emmett abrió los ojos como platos antes de que Alice estallara en agudas carcajadas.
- No me parece gracioso, además en este mundo podría ocurrir cualquier cosa.- reprochó él con actitud orgullosa, haciendo que la risa de Alice subiera varias octavas.
Ambos bajaron de un salto del Jeep, Emmett colocó su mano en el hombro de Alice y ella lo miró con una sonrisa.
- el desempleo me ha hecho niñera a tiempo completo.- dijo Emmett con tono de víctima al llegar frente a la mirada de extrañeza del guardia de seguridad. Alice puso los ojos en blanco antes de propinarle un pisotón y arrastrarlo al interior de la primera tienda del día.
- Vale, ¿qué tienes en mente?-dijo Emmett mientras observaba la pequeña tienda; los ojos de Alice se iluminaron de pronto y abrió la boca para comenzar.- te suplico Alice, nada de fiestas, bandas de baladas o aviones.
- Oh... bueno...- comenzó a balbucear Alice, de pronto suspiro y bajo sus hombros.- está bien.
- Emmett la observó atónito mientras salían del pequeño negocio que ofrecía clases de paracaidismo.
Luego de caminar por millones de tiendas dentro del enorme centro comercial decidieron entrar a una tienda departamental; aquel sitio era enorme, consistía en dos pisos divididos en diferentes sectores.
Alice una vez que se encontraban dentro de la tienda, guarda silencio un minuto, con gesto dubitativo, después gira para ver en dirección a Emmett que tenía la apariencia de un niño perdido, dio unos cuantos pasos en dirección a él, y con un gesto sumamente travieso le preguntó
- ¿Emmett que estarías dispuesto a hacer por Rose?- Emmett trataba de elegir las palabras indicadas para que el pequeño duende no lo atrapase con ellas, como suele ser su costumbre, y entonces le contestó-Haría lo que fuera por ella.- Alice sonrió complacida, ya que esa era la respuesta que estaba buscando, y lo contraatacó con otra.
- ¿Estás dispuesto a ponerte en mis manos por ello?- él lo dudó unos segundos, definitivamente ya se había dado cuenta que ella tramaba algo y por la sonrisa que ella tenía dibujada en el rostro sería algo sumamente tortuoso para él; Emmett carraspeó la garganta para tratar de aclararse la voz.
- mm cielos no sea si sea capaz de tanto.- dijo él en el mismo tono. Alice le lanzó una mirada envenenada y le apresuró- ¡Emmett Cullen!
- De acuerdo.- bufó el de pura frustración.
Minutos más tarde Alice esperaba por Emmett fuera del probador.
- Alice, no creo q esto sea lo que estemos buscando.- exclamó el incómodo vozarrón de Emmett.
- vamos Emmett ¡no seas ridículo! sal de una buena vez.- dijo Alice intentando ahogar sus risas.
- sabes que me las pagaras Alice Cullen.- grito Emmett desde atrás de la puerta antes de respirar profunda y ruidosamente. Detrás de la puerta estaba Emmett vestido con un sexy disfraz de conejo.
- Vamos Alice! sigo opinando que el de bombero era mucho mejor.- reprochó él mientras revisaba la pequeña colita de algodón que se encontraba en la parte posterior de su ropa interior.
Se escucho un suspiro proveniente del pecho de Emmett quien finalmente opto por salir. Alice quedó gratamente sorprendida al ver acertaba en aquella elección, él lucia lo suficientemente atractivo para despertar los más bajos instintos de su querida hermana, con algo ligeramente diferente. Al ver su reacción, él soltó un leve bufido.
- ¿Tienes que estar jugando?- dijo él.
- Es ese o te vestimos del conde Drácula, tú decides.- Dijo con una voz cargada de ironía. Ella siguió sonriendo y Emmett soltó un bufido.
- Vamos Alice, ¡esto es demasiado! nunca me ha gustado siquiera comer animales con cola, esto sería irónico.- dijo dando una vuelta sobre sí mismo; Alice rió ruidosamente antes de que Emmett volviese a desaparecer detrás de la oscura puerta de madera.
- Emmett los osos tienen cola.- dijo Alice entre risas.
- Pero no de conejo.- gritó él mientras volvía a colocarse su ropa.
Cuando Emmett estuvo listo de nuevo siguieron caminando en la enorme tienda.
- no puedo creer que no me dejaras comprar el disfraz de bombero.- se quejó Emmett mientras Alice observaba una hermosa falda negra.
- Vamos Emm no te quejes te queda genial, y se de muy buena fuente que le encantara- dijo mientras continuaba viendo el aparador de aquella tienda.
- claro que sí.- dijo él con ironía.- tal vez para la próxima me compre el de cervatillo y hacemos la película de Bambi versión kamasutra.
- Como si no lo hubieras intentado ya.- dijo ella con un suspiro.
- ¿yo?- casi gritó él con un gesto ofendido.- solo lo intente una vez, y fue con Blancanieves y los siete enanos.
A ella se le escapo una risa y le respondió.
- Eres tan transparente Emmett, que no ocupo tener el don de Edward para saber que estas pensado.-Ella viro en dirección a una tienda donde vendían artículos para fiestas. Emmett volvió a suspirar frustrado.
- Tienes que estar bromeando, Alice se trata de disculparme, no de hacerle una fiesta- Ella tiro fuertemente de él.
- Tú prometiste dejar todo en mis manos, además si será una fiesta, pero del tipo que te agrada- ella volteo hacia él para guiñarle un ojo. Él sonrió mas complacido ante aquella respuesta.
- Ahora si nos estamos entendiendo hermanita.- dijo antes de soltar una risotada. Entraron a la pequeña tienda a paso lento. -Muy bien Alice ¿A qué venimos a este lugar?, ¿acaso tienen Sangre en aerosol para poder untársela a mi preciosa Rose?-dijo mordiendo su labio mientras hacía un ademán de picardía.
El se había acercado lo suficiente a Alice para decirle aquello y que solo ella pudiese escucharlo. Ella rió ante su ocurrencia.
- ¿Es que en tu mundo o en tu cabeza no existe otra cosa además del sexo?
- por supuesto que sí, están los deportes, las bromas para molestarlos, Mmm el sexo, Mmm La hermosa Rose, Mmm el sexo, Mmm mis obligaciones maritales que creo que es Mmm sexo, Mmm los autos, la escuela, la familia y...- Alice bufo ante la repetitiva lista de su hermano.
- Lo sé, lo sé, también el sexo.- dijo ella haciendo rodar sus ojos.
- iba a decir juegos de beisbol, pero tienes razón eso no puede faltar.- dijo Emmett antes de carcajearse ruidosamente.
- oh Alice, esto de verdad es muy aburrido.- se quejo Emmett luego de estar un rato en la pequeña tienda mientras que Alice caminaba de acá para allá.
- ¡Agh! si quieres sal y espérame afuera Emmett Cullen.- dijo Alice irritada.
Luego de varios minutos Alice salió cargando una enorme bolsa.
- ¡Emmett! ¡Emmett!.- vocifero mientras buscaba con la mirada a su enorme hermano.
- oh Alice, al fin...-dijo Emmett con una sonrisa de oreja a oreja.- ¡he encontrado una tienda genial! ¡esta todo lo que puedo necesitar!
Emmett la condujo varios pisos más arriba sin quitar su sonrisa.
- listo, acá esta.- dijo como si hubiese encontrado el mismísimo Santo Grial; Alice arqueó una ceja e hizo rodar sus ojos.
- ah, como no lo vi venir.- dijo observando la gran fachada de una tienda erótica.
- ¡Wow Alice! Tienen tantas cosas.- dijo Emmett sin percatarse de la mirada de su hermana.- hay un kamasutra avanzado Alice ¡¡avanzado!! Y…y bueno, ya la película de Bambi la hicieron, pero no importa. Hay muchísimas cosas geniales. ¿Podemos entrar? Anda hermanita, di que sí… seré bueno lo prometo ¡vamos!- dijo Emmett casi poniéndose de rodillas. Ella puso los ojos en blanco y tomó una gran bocanada de aire.
- Bueno, vamos.- dijo, esta vez la resignada era ella.
- ¡Oh vamos Alice! Dije por favor.- protestó Emmett, de pronto quedó en silencio bajo la mirada de reprimenda de Alice.- Eah… ¿dijiste que sí?- preguntó con una sonrisa apenada; Alice asintió lentamente y Emmett brincó de felicidad.
Emmett arrastró a la pequeña Alice dentro de la tienda; cuando estuvo allí sus ojos se iluminaron; parecía un niño entrando a una gran juguetería.
- ¡Venga Alice!... relájate.- dijo Emmett con una sonrisa al ver el ostro de Alice; ella veía hacia los lados con los ojos muy abiertos.
- Por Dios Emmett tienes serios problemas, aunque a estas alturas no sé si tú seas la causa o la consecuencia- De pronto Alice abrió aun más los ojos, y no podía ocultar su sorpresa-Santo cielo Emmett no puedo creer lo que estoy viendo.- él sonrió satisfecho al mostrarle a su hermana la tarjeta que lo hacía cliente distinguido de la tienda.
- la sucursal de Port Ángeles.- dijo el encogiéndose de hombros con una sonrisa inocente en sus labios.- A ver Alice estas en mi campo... ¡ahora es mi turno! empezaremos con... ¡ESTO!- dijo tomando un pequeño libro de una estantería.- es básicamente un kamasutra para nivel preescolar, pero en tu caso pues...
- ¿En mi caso que Emmett Cullen?- Dijo ella entrecerrando los ojos, y lanzándole una mirada aterradora-¿Tú crees que no se de este tipo de cosas? Te sorprenderías, aunque claro nuncallegaré a tu nivel.
- Lo sé, soy prácticamente un Dios del sexo, y tú aun no sales de la tierra.- dijo Emmett entre carcajadas.- bueno, si quieres ir un poco mas allá en la sección de la derecha hay descuentos de dos por uno.- continuó haciendo un ademán para darle paso a su pequeña hermanita.
De pronto llego un dependiente de la tienda, y se acerco hacia ellos, Emmett comenzó a hacerle señas, diciéndole que estaban bien, pero el dependiente llevaba un paquete en las manos y las puso en las manos de su hermana, Emmett estallo en sonoras carcajadas.
- Buenas tardes, aquí tiene su pedido- una vez dicho esto se retiro
- Hermanita ¿quién lo diría?, de verdad que estas llena de sorpresas- Dijo Emmett en un tono sarcástico para estallar nueva mente entre risas, Alice bufó, y mostro el Paquete a Emmett, no era para ella era para él, era algo que él llevaba esperando algo de tiempo.
Emmett abrió los ojos de par en par al ver la caja.
- ¡genial Alice! si esto es lo que creo pues... - balbuceó mientras se deshacía del papel de embalaje marrón que cubría a caja. Cuando la abrió sus ojos casi saltaron de sus cuencas, dentro de él había un pequeño disfraz de policía hecho en un sintético de patente negro, junto a este había un par de esposas y un látigo. Su sonrisa se hizo más y más ancha antes de tornarse severo.
- Muy lindos que estaremos ella de policía... y yo de animalito con cola felpuda.- dijo haciendo rodar sus ojos con cara de desagrado.
Ella volvió a entrecerrar los ojos.
- ¿Acaso no confías en mi?, no te hubiera hecho ponerte eso si no supiera las ganas que tiene de verte así, y ya no digas nada, no me hagas hablar de más, bastante tuve con verlo- Dijo abriendo de pronto demasiado los ojos. Para Emmett aquello pintaba muy bien.
- Créeme hermanita, nunca más lo veras.- soy espectáculo de una y ya.- dijo él mientras pasaba su dedo por el lomo de un libro con gesto pensativo.
Emmett continuaba comprando cosas en la tienda, parecía un niño que planeaba saciarse de dulces y golosinas; Alice comenzó a desesperarse, ya había visto demasiado, y las bromas de Emmett dejaban poco a la imaginación, ella comenzó a golpetear el piso con su zapato, y él termino de pagar el último artículo. Trató de arrastrarlo fuera de la tienda sin mucho éxito.
- ¡¡¡Emmett Cullen!!! ya fue suficiente, como si no tuvieras tiempo de sobra para regresar y para utilizarlos- grito ella en un estado de completa desesperación.
Vamos Alice... anímate.- dijo él mientras movía de arriba a abajo su pobladas cejas.- entremos y le compramos Algo a Jazz; dicho esto giró sobre sí mismo y volvió adentro. Alice lo tomó por la camisa que con un sonido espantoso se rompió quedando hecha dos girones de tela.
- ¡Perfecto!- bufó Emmett, y volteó a ver a Alice-Ni creas que me harás comprar una camisa nueva por esto - Ella le sonrió irónicamente
- Ni por un segundo querido Emmett- dijo irónicamente antes de sacar un paquete de su bolso y estirarlo en dirección a él-Ya venía preparada para esto- él la observó con cara de pocos amigos y comienza a abrir el paquete, de el extrajo una playera con la leyenda de “SEX-OSO".
- Alice, debo aceptar que a veces eres genial, pero solo A VECES.- dijo el ensanchando su sonrisa y pasando una mano sobre los hombros de su hermana.
- Espera.- continuó mientras la observaba con malicia.- Alice, en la tienda habían camisas de este estilo... pero, venían en combo con un lindo disfraz de mucama.- Alice abrió los ojos hasta un tamaño desmesurado mientras que Emmett soltó una sonora carcajada.
- Emmett ya basta, además Jasper ya tiene uno- Al decir eso él quedo boquiabierto, ella rio escandalosamente-No es cierto, pero sabía que con eso te callarías lo suficiente para irnos de aquí.
Una vez que salieron de allí, recorrieron los pasillos del Mall, hasta que llegaron a una tienda de antigüedades, Emmett se detuvo a ver el escaparate durante un largo rato, y Alice movida por su curiosidad se coloco junto a él. Emmett tenía la vista fija en un solo objeto, un precioso espejo antiguo con el marco dorado.
- Creo que ese espejo sería perfecto para ella-Dijo ensanchando su característica sonrisa, Alice lo pensó un segundo.
- Creo que te dará con él en la cabeza si le das a entender que es demasiado vanidosa, aunque realmente lo sea- él suspiro ruidosamente.
- No, no lo hará, por lo menos no si se lo doy como tengo pensado hacerlo- Alice tomo el brazo libre que le quedaba a su hermano para arrastrarlo dentro de la tienda.
Él no contestó hasta que tuvo entre sus manos el pequeño paquete envuelto el papel de embalaje; consistía en un hermoso espejo circular de unos treinta centímetros de diámetro; Emmett sonrió antes de dirigirle una mirada suplicante a Alice.
- hermanita, ¿me ayudarías con algo?- Ella sonrió gratamente y asintió con la cabeza.
Al final de la tarde salieron del centro comercial cargados de enormes bolsas de compras.
- Gracias Al...-dijo Emmett cuando ambos estuvieron acomodados dentro del coche.
Alice viró en dirección a su hermano.
- De nada Emm cuando quieras- El soltó una risita.
- Eso quisieras.
- Vamos Emm no fue tan malo, debo confesar que me divertí mucho y estoy segura de que no fue tan desagradable para ti-dijo Alice antes de salir disparada con las bolsas que había comprado rumbo a la casa de Emmett y Rose.
- ¡Rose!- gritó Emmett mientras abría la puerta principal de la gran casa. Jasper se encontraba sentado en el sillón con un videojuego entre sus manos, al verlo hizo una mueca para señalar que estaba en el jardín de atrás. En menos de un segundo estuvo allí, ella seguía enfurruñada en una silla mientras refunfuñaba cientos de cosas ininteligibles.- Linda.- susurró mientras que se acercaba, ella se levantó de un salto y lo miró con cara de pocos amigos.
- Vamos Rose.- dijo él tomándola por su brazo cuando intentó salir por la puerta.- debemos hablar, por favor.
- está bien.- dijo ella cruzando sus brazos sobre el pecho; Emmett sonrió ampliamente sin soltar su brazo y la llevó hacia el bosque.
En poco tiempo estaban de pie frente al camino de piedra; Ella se acercó lentamente a una pequeña caja de madera que estaba colocada sobre el escalón de la entrada. En ella se podía observar una inscripción que hizo que Rosalie sonriera ampliamente.
“¿QUIERES OBSERVAR MI POSESIÓN MÁS PRECIADA?” narraban letras doradas sobre la tapa color escarlata. Rose abrió lentamente la caja para encontrarse con un espejo de bordes dorados. “¿DE VERDAD NECESITABAS ABRIR LA CAJA PARA SABER QUE ERES TÚ?”. Rose se viró lentamente para encontrarse con su esposo.
- Discúlpame Rose.- dijo Emmett en un susurro antes de que ella se abalanzase a sus brazos y se fundieran en un beso.- linda. tal vez te interese revisar lo que hay detrás de esa puerta.- dijo él con la misma sonrisa pícara que la enamoró por primera vez.

5 comentarios:

  1. (L)(*)Citlally (L)(*) dijo...:

    Annie me encanto, a pesar de lo poco que colabore, fue genial escribir contigo eres una excelente escritora ^^ GRACIAS Annie lo disfrute muchisimo ¡¡¡''

  1. lo pocoo??? vaamooos cit! xD tu tambien eres una escritora ecelente y tienes un gran talento linda! nunca lo dudes.

  1. ahhh que geniall esta chicasss las fleicitooo me rei muchisimo!!!!! " tal vez para la próxima me compre el de cervatillo y hacemos la película de Bambi versión kamasutra." jajajajajajajajaj casi muerooo con esa parteee! PD: Amo a Jasperrrrrr!!!!! <3 <3 <3 <3

  1. por alguna razon ke desconozco este capitulo sigue siendo magico. no importa que tan mal me sienta...siempre que lo leo no puedo evitar sonreir... Gracias Annie

  1. CIIIT!hoy algo me decía que entrara al blog y veo tu comentario!! Pienso exactamente lo mismo amiga, me hace sonreir pase lo que pase y me hace sentir que todo puede mejorar. Gracias por permitirme hacer algo asi, te adoro ♥

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Traductor

Mordidas de Vampiros D:

TODO EL CONTENIDO DE ESTE BLOG ES PROPIEDAD DE ANNIE [ANGEL.REBELDE.83@GMAIL.COM] CUALQUIER REPRODUCCIÓN O DISTRIBUCIÓN ESTÁ COMPLETAMENTE RESTRINGIDA.

BLOG PROTEGIDO.


IBSN: Internet Blog Serial Number 080-3199-4-00

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

Protected by Copyscape Plagiarism Checker Tool