Bienvenidos a mi blog, aquí van a encontrar historias inspiradas en libros como Twilight y Harry Potter, además de otros relatos recién salidos de mi retorcida imaginación... Así que espero que los disfruten y no se pierdan las actualizaciones.


69.- Rastreo y Juegos (Rastreo...)

jueves, 17 de septiembre de 2009

En un abrir y cerrar de ojos, Rosalie había desaparecido entre mis brazos dejando solo un revuelto de burbujas entre mis brazos; mire hacia los lados confundido, ¿cómo, y en especial para qué había desaparecido? La densidad de las aguas del lago no me permitía ver mucho más allá, mi visión apenas llegaba a un par de metros de mi nariz. Salí a la superficie pero no había siquiera un rastro de ella; su dulce fragancia se había perdido cuando entró al rió y lo único que pude percibir fue su aroma condensado en sus prendas que se mecían con el viento en la misma rama donde las había visto la última vez.

- ¡¿Rose?!- vociferé; las montañas hicieron eco de mi voz devolviendo mi grito. Una suave risilla tintineante se escuchó a mi alrededor, haciéndome dar una vuelta sobre mi mismo intentando descifrar de donde venia el sonido producido por Rosalie.

- ¡Vamos querido!- dijo la voz de Rosalie; no podía encontrar la procedencia de su voz. ¿Derecha? ¿izquierda? ; de nuevo rió ruidosamente y una sombra pasó rápidamente entre dos pinos al otro lado del lago; sonreí para mí mismo y susurré “te tengo”.

En un segundo estuve donde desapareció aquella sombra; al llegar todo estaba apacible, las pequeñas agujas de pino se movían ligeramente con la brisa, además de eso no había nada más, un movimiento, un olor, un detalle…

- No lo creo cielo.- dijo su voz que danzaba en el aire hasta llegar a mis oídos, sabía que se refería a la expresión que usé unos segundos antes. Un chapoteo en el agua, sonreí de nuevo y observé la superficie del lago, se veía tan apacible que no podía creer que algo la hubiese atravesado, ni una ondulación se podía observar en ella.

Comenzaba a desesperarme, esto era… ¡inédito! Un gruñido saltó de mi garganta y crucé mis brazos sobre mi pecho; la brisa trajo hacia mí su aroma antes de que volviese a escuchar su voz cantarina.

- ¿Frustrado cariño?- dijo con fingida inquietud.

- Rose… por favor, ya basta.- casi rogué antes de oír un suspiro ruidoso.

- acaso no quieres… Mmm… ¿jugar conmigo?- con las últimas palabras sentí su aliento y un suave beso posándose en mi cuello. Giré sobre mis talones esperando verla; pero solo me encontré con su esencia. Con que ese era su juego… pues lo jugaría.

Comencé a buscar algún detalle que hubiese pasado por alto, Recorrí cada centímetro de las adyacencias del lago puntualizando cada milímetro. Di vueltas sobre mi mismo un par de veces, su aroma empezó a andar por todos lados y de pronto..... Nada, comencé a irritarme un poco, la idea de no tenerla en mis brazos era frustrante. De pronto vinieron a mi mente las técnicas que nos enseño Carlisle para usar a la perfección nuestros afinadas sentidos.

Cerré mis ojos y respiré profundamente; agudicé mi oído y me concentré en mí alrededor. En un instante pude escuchar cientos de sonidos; los fui eliminando mentalmente uno por uno. El trinar de las aves en sus nidos, el chocar de las ramas, él bombear de cientos de pequeños corazones y el arrullar del viento soplando entre los árboles… Suaves pisadas sobre el suelo; sonreí para mí mismo y una “te atrape” se dibujo en mis labios. Volví a llenar mis pulmones lentamente para percibir cada aroma: Pinos, flores silvestres, humedad, vida… vampiro.

Sabía que poco a poco me iba acercando a ella; podía correr pero no esconderse… por lo menos no demasiado. Era hora de pasar a la última etapa; concentré toda mi capacidad mental y cerré mis ojos con más fuerza mientras me ocupaba de relajar cada músculo; sabía que para esta parte necesitaría muchísima calma así que me deje caer en el suelo y recosté mis hombros en el árbol más cercano. En ese momento comencé a “observar”… sentí todo a mi alrededor concentrándome en formular las imágenes en mi cabeza. El amplio lago, el comienzo del bosque con la línea de altos pinos, las altas montañas en el horizonte, vi el movimiento de los pequeños animales entre los árboles y me concentré en ellos. Reconocí avecillas, liebres y zorros que caminaban de un sitio a otro; de pronto, a un par de kilómetros algunos ciervos corrían sumidos en pánico, sus corazones acelerados daban saltos mientras corrían por el bosque. Por fin sabía lo que debía hacer.

Me levanté de un salto de donde estaba y reí fuertemente asegurándome de que me escuchara, un chillido se escuchó en el bosque, lo que me hizo reír más fuerte aún.

Salté al agua para encubrir mi olor y corrí a lo más que daba mi velocidad vampírica, pensando en mi recompensa cuando terminase este absurdo juego del gato y el ratón.

Volví a cerrar mis ojos y me concentré en el sonido de ligeras pisadas que se alejaban corriendo a una velocidad sobrenatural; sonreí para mí mismo y trepé al árbol más cercano. Salté lo más sigilosamente que pude de rama en rama, algunas se quejaban cuando mi enorme cuerpo aterrizaba en la endeble madera.

Seguí saltando y deslizándome de rama en rama durante varios kilómetros, cientos de árboles pasaban por mi lado mientras que yo intentaba ubicar a Rosalie. Por fin divisé una cabellera dorada corriendo hacia el pié de la montaña más cercana; sonreí para mí mismo y bajé del árbol lo más sigilosamente posible para que Rosalie no se diese cuenta de mi presencia. Casi camine de puntitas en las sombras detrás de ella, mi cuerpo mojado no permitía que mi esencia se extendiera a más de un metro de mi cuerpo y mis pulmones se congelaron para no hacer ni el más mínimo ruido al respirar. Me agazapé sin quitar mi mejor sonrisa maliciosa de mis labios y en cuestión de segundos estuve rodando por el suelo con ella entre mis brazos riendo frenéticamente.

Ella cubrió mis labios con los suyos mientras jugaba tiernamente con mi cabello; aún a través de mis párpados el fulgor que desprendía el apenas cubierto cuerpo de Rosalie era cegador, su espalda prácticamente desnuda quedaba totalmente expuesta al resplandeciente sol, al igual que sus brazos y piernas. Rodé sobre mí mismo para refugiarnos en la sombra de un árbol antes de abrir mis ojos y encontrarme con una sonrisa socarrona en sus labios. La mala espina que me causo aquella expresión debió haberse hecho notoria en mi rostro porque dejo salir una profunda risa que causo varios espasmos en su cuerpo.

- ¡Ay Rosalie Hale! Si no estuviese muerto, me matarías un día de estos.- dije en un suspiro. Me acerqué a su rostro y ella puso un dedo sobre mis labios. Mi expresión debió haber sido peor que antes porque me miró con un deje de sorpresa por un momento antes de reír por lo bajo y levantarse de un salto acomodando su cabello.

- Querido deberíamos irnos, no debemos hacer esperar a la pequeña Alice.- dijo ella batiendo sus pestañas y comenzando a caminar hacia el lago. Me quedé allí tumbado en el suelo con mis ojos descomunalmente abiertos y mi mandíbula inferior caída. “¿Qué demonios..?” dije para mi mismo antes de volver a escuchar su risita.

2 comentarios:

  1. Anonymous dijo...:

    Emmett sex-oso de la selva, jejejeje POR KE NO LE BASTA CON SER SEX-OSO, ADEMAS TIENE KE ANDARSE POR LAS RAMAS JEJEJEJE ME ENCANTO^^ CASI LO IMAGINE KON TAPARABO Y TODA LA COSA

  1. Karen dijo...:

    OMG!!! ANNNN ME ENCANTO ESTE CAPI TE QUEDO DE MUERTE LENTA AMIGOSOCITA :D DE VERDAD QUE SIIIII

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Traductor

Mordidas de Vampiros D:

TODO EL CONTENIDO DE ESTE BLOG ES PROPIEDAD DE ANNIE [ANGEL.REBELDE.83@GMAIL.COM] CUALQUIER REPRODUCCIÓN O DISTRIBUCIÓN ESTÁ COMPLETAMENTE RESTRINGIDA.

BLOG PROTEGIDO.


IBSN: Internet Blog Serial Number 080-3199-4-00

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

Protected by Copyscape Plagiarism Checker Tool