Bienvenidos a mi blog, aquí van a encontrar historias inspiradas en libros como Twilight y Harry Potter, además de otros relatos recién salidos de mi retorcida imaginación... Así que espero que los disfruten y no se pierdan las actualizaciones.


68.- El Lago.

martes, 15 de septiembre de 2009

Cuando llegamos abajo todos los demás se pusieron de pie.

- Muy bien, vamos.- dijo Carlisle.

Salimos de la casa y nos internamos sigilosamente en el bosque. Pronto llegamos a un pequeño claro donde sosegaban una gran manada de ciervos. En un instante mi familia y yo nos pusimos en acción; era increíble ver el contraste que se creaba con los diferentes tipos de caza, la mortalidad del ataque de Jasper, junto al danzarín estilo de Alice; la limpieza y velocidad de Carlisle junto a la pasividad y compasión de la dulce Esme.

Estuvimos varias horas yendo y viniendo por el bosque; de una manada a otra, no nos atrevíamos a alimentarnos completamente con una sola manada, así que preferíamos los animales nómadas que vagaban precariamente por el bosque. Volvimos a casa un par de horas antes del amanecer, cuando nuestras ojeras eran casi imperceptibles y nuestros ojos volvían a tener el color ámbar que nos caracterizaba.

Subí a la habitación y tomé un baño rápido; cerré mis ojos y deje que el agua me recorriese.

- ¡Agua! ¡eso!- dije en voz alta antes de reír por lo bajo; aquel baño me había dado la pista del sitio a donde iría con Rose. Salí del baño a una velocidad moderada para no resbalar y destrozar el suelo de cerámica con una caída.

En unos minutos me encontraba en el piso de abajo; Rose estaba recostada en el sillón con su cara entre las manos, al oír mis paso se uso de pie de un salto.

- ¿vamos? – preguntó con una sonrisa entusiasmada.

- Claro, vámonos.- le contesté tomando su mano y caminando hacia la puerta.

Nos despedimos de nuestra familia rápidamente y salimos hacia la oscuridad de las primeras horas de la madrugada. Saqué un listón de tela del bolsillo de mis pantalones y lo coloqué sobre sus ojos.

- Eah… cariño ¿Qué demonios…-dijo entre risas. La silencié colocando mi dedo sobre sus sonrosados labios y sonrió.

- Será una sorpresa.- dije en voz baja rozando su oído con mis labios mientras hablaba. En un segundo vendé sus ojos y la levanté en brazos; comencé a correr por el bosque, podía recordar el camino perfectamente aunque hubiesen pasado muchísimos años desde que encontré aquel lugar por equivocación.

Corrí a todo lo que daban mis piernas por algo más de media hora, los árboles pasaban como grandes borrones a mi alrededor y Rose se quejaba y se revolvía.

- Emmett, ¿me puedes decir a donde vamos?- dijo cruzándose de brazos.

- Calma cariño, falta sólo un poco.- dije comenzando a reconocer la línea montañosa y el sendero de viejos y enormes robles.

Me detuve frente a aquel prodigioso sitio, colocando con cuidado a Rose sobre el suelo; ella se deshizo de el pequeño trozo de tela rápidamente antes de quedar helada observando aquel panorama. El sol aun no había salido, sin embargo el cielo comenzaba a tener características líneas moradas que se iban aclarando más y más; el agua reflejaba el azul cada vez más claro del cielo junto a sus líneas rosáceas y naranjas, mientras que el horizonte era delineado con una línea de altos pinos y las enormes montañas de picos nevados.

- Es… hermoso cariño.- dijo rodeando mi cintura con los brazos sin alejar la vista del lago. Pase mis manos alrededor de sus brazos mientras observaba el brillo de sus ojos.

- Ven, vamos.- dije tomando su mano y llevándola hacia la orilla.

- Emmett…espera.- exclamó mientras daba zancadas para seguirme el paso.- ¿pretendes que entremos al agua así?- dijo señalando su ropa. Cambie mi expresión a una mirada pensativa antes de responderle.

- Mmm… no, obvio que no.- dije con una sonrisa pícara ante su mirada curiosa; comencé a deshacerme de mi camisa mientras ella me observaba expectante.- ¿vienes?

Rosalie me miró alzando una ceja y asintió levemente exhibiendo su hermosa sonrisa; entramos apenas con nuestra ropa interior al agua. Estaba helada a pesar de que el sol estaba resplandeciendo fuertemente en el cielo, haciendo que nuestras pieles brillaran con un fulgor que hace tiempo no liberaban.

Permanecí un rato bajo el agua, al no tener que respirar podría permanecer allí abajo horas y horas sin preocuparme; Abrí mis ojos lentamente para encontrarme con el rostro de Rose a un palmo de distancia del mío, ella sonrió levemente y tiró de mi para acercarme a ella, entrelacé nuestras piernas mientras ella sostenía mi rostro entre sus manos y me besaba frenéticamente; su cabello se esparcía divertidamente bajo el agua y mis manos la apretaban contra mi cuerpo. Ella recorría mi rostro y mi cuello con sus labios mientras que mis manos se paseaban libremente por su espalda, sus hombros, sus brazos… toda ella estaba a mi disposición, y todo yo le pertenecía.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Traductor

Mordidas de Vampiros D:

TODO EL CONTENIDO DE ESTE BLOG ES PROPIEDAD DE ANNIE [ANGEL.REBELDE.83@GMAIL.COM] CUALQUIER REPRODUCCIÓN O DISTRIBUCIÓN ESTÁ COMPLETAMENTE RESTRINGIDA.

BLOG PROTEGIDO.


IBSN: Internet Blog Serial Number 080-3199-4-00

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

Protected by Copyscape Plagiarism Checker Tool