Bienvenidos a mi blog, aquí van a encontrar historias inspiradas en libros como Twilight y Harry Potter, además de otros relatos recién salidos de mi retorcida imaginación... Así que espero que los disfruten y no se pierdan las actualizaciones.


61.- Miedo.

martes, 1 de septiembre de 2009

Al fin llegamos al claro, Rose seguía admirando su anillo de compromiso y de vez en cuando lo comparaba con el primero. Dejamos caer nuestros cuerpos sobre la húmeda hierba, los tobillos de Rosalie reposaban cruzados sobre mis rodillas mientras deshojaba con mirada distraída una pequeña flor silvestre.

Cerré mis ojos e intenté volver a evocar el recuerdo del día anterior sin ningún resultado; luego de millones de intentos pude verme a mí mismo de rodillas en un suelo de madera de una estancia pequeña, eran simplemente cuatro paredes, una ventana que daba hacia un atardecer rosáceo y un pequeño y desgastado sillón; alcé mi vista lentamente para encontrarme con una hermosa mujer de hermosos y enormes ojos azules y largas pestañas, su piel blanca hacía un hermoso contraste con sus rizos rojos. Una sonrisa se dibujaba sutilmente en sus labios color carmesí y un ligero rubor se extendía por sus mejillas. Me sentí totalmente fuera de lugar mientras que la mirada de aquella mujer recorría una y otra vez un pequeño y modesto anillo que se encontraba en su dedo anular.

- Cariño, esto es tan… ¡hermoso!.- dijo con sus grandes ojos repletos de lágrimas; no pude evitar esbozar una sonrisa al ver su enorme alegría reflejada en su pequeño rostro pecoso. De pronto se abalanzó hacia mí y rodeó mi cuello con sus cálidos brazos; pude observar mi rostro reflejados en su mirada y para mi sorpresa no indicaba siquiera un rastro de la confusión que sentía interiormente, pude ver mi propia sonrisa junto a la de ella.

- Yo también me alegro muchísimo querida.- escuché pronunciar a mi voz, pero no podía ser; aquello era contrario a todo lo que sentía, no podía recordar quién era esa mujer y por qué le había pedido que se casara conmigo. Ella se limitó a sonreír y besó mi frente.

- Te amo Emmett McCarty.- musitó levemente.

- Y yo a ti Jennifer.- contesté sin exteriorizar ni una pizca de mi desesperación. Esa mujer me resultaba tan extraña y al mismo tiempo familiar, despertaba algo en mi interior; un anhelo, un deseo… algo que quizás nunca podría obtener con Rosalie y con ese pensamiento supe que se trataba de una familia, una vida llena de armonía y vitalidad. Comprendía que Rose era mi necesidad, lo que en realidad me daba vida, lo único que me importaba, pero en ese momento las ansias de volver a una vida normal hicieron efecto sobre mí.

Apreté mis párpados con fuerza antes de volver a sentir la hierba bajo mi cuerpo, abrí mis ojos lentamente para encontrarme con el fino y pálido rostro de Rosalie; ella me observaba curiosa y al verme abrir los ojos sonrió tiernamente. Di un respingo antes de respirar profundamente para calmarme.

- Cariño, ¿qué te pasa? Estas tan… extraño.- dijo casi en un susurro mientras escrutaba mis ojos con su mirada; me incorporé sobre mis codos y decidí que era el momento para conversar con ella acerca de los planes de nuestra familia para este fin de semana.

- Linda, tengo que contarte algo pero necesito que por favor te relajes e intentes comprender… sé que no te va a gustar lo que te diré pero…

- Vamos Emmett… ¿qué sucede?-me interrumpió. Suspiré ruidosamente y cerré mis ojos frunciendo un poco el ceño.

- Bueno linda, resulta que… al parecer, Edward no solo hizo planes para el sábado.- continué con mis ojos cerrados y los abrí lentamente.- quiere traer a Bella a la casa, al parecer vendrán el domingo.- esta últimas palabras salieron a borbotones de mis labios.

El cuerpo de Rosalie se suavizó, totalmente contrario a cómo me lo esperaba; Mi cuerpo fue recorrido por un gran escalofrío debido al miedo, en un segundo estuve junto a ella.

- Cariño… Rose.- dije tomándola por los hombros y levantando su mentón; sus ojos me observaron antes de que diera un salto hacia atrás. Su ira estalló precipitadamente haciendo que su pequeña mano impactada contra un enorme pino que con un sonoro crujido cayó al suelo. Su cuerpo temblaba violentamente y sus manos estaban cerradas en puños a ambos lados de su cuerpo.

- Linda…- dije caminando hacia ella.- por favor, cálmate.

- ¡¿CALMARME?!- gritó agudamente.- ¡¿cómo quieres que me calme?! ¡Edward mete la pata y todos le aplauden! Nos expone ¿y qué hacen? Lo adulan, ¡lo apoyan! ¡¿cómo quieres que me calme Emmett?! .- de pronto se desplomó de rodillas y comenzó a sollozar fuertemente escondiendo su rostro entre sus manos.

En un instante estuve envolviéndola con mis brazos, ella se encogió y colocó su mejilla contra mi pecho; la levanté en mis brazos mientras acariciaba su cabello y corrí hasta detenerme junto al río. La coloqué suavemente sobre el suelo y me senté junto a ella.

- Linda, por favor… escúchame, se que esta idea te parece una locura, y sé también que tienes miedo; pero, debes recordar que tanto tú como Edward son de la familia, y eso es lo que hacemos, apoyarnos unos a los otros; sé que es descabellado y peligroso y que… es una estupidez, bueno en su totalidad. Pero prométeme que lo intentarás. ¿por favor?

Ella me miró fijamente y luego asintió lentamente, sonreí y la abracé de nuevo intentando transmitirle toda la confianza que necesitaba.

1 comentarios:

  1. (L)(*)Citlally (L)(*) dijo...:

    Me gusto, aunke Rose se enoje, y emmet se las ingenie para cambiar de tema, sin que ella se entere de por ke esta sai realmente. Me pregunto por ke sera peliroja???

    jejejeje
    se te kiere Annie ojala regreses pront y dejes un cap ^^

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Traductor

Mordidas de Vampiros D:

TODO EL CONTENIDO DE ESTE BLOG ES PROPIEDAD DE ANNIE [ANGEL.REBELDE.83@GMAIL.COM] CUALQUIER REPRODUCCIÓN O DISTRIBUCIÓN ESTÁ COMPLETAMENTE RESTRINGIDA.

BLOG PROTEGIDO.


IBSN: Internet Blog Serial Number 080-3199-4-00

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

Protected by Copyscape Plagiarism Checker Tool