Bienvenidos a mi blog, aquí van a encontrar historias inspiradas en libros como Twilight y Harry Potter, además de otros relatos recién salidos de mi retorcida imaginación... Así que espero que los disfruten y no se pierdan las actualizaciones.


57.- Charla.

jueves, 27 de agosto de 2009

Cuando llegamos al salón ya Carlisle y Esme estaban allí, me senté en el sillón con Rosalie en mi regazo mientras esperábamos por los demás; hasta donde tenía entendido Alice y Jasper habían ido a cazar y Edward había ido con ellos a última hora, él se alimentaba prácticamente a diario para poder estar con Bella, en realidad tal vez lo comprendía y puede que la pequeña Alice y yo fuésemos los únicos que apoyábamos aquella locura, además de Esme claro, ella aceptaría a cualquiera que hiciera que el amargado Edward saliera de su caparazón.

Repase con mis dedos las profundamente marcadas ojeras de Rosalie mientras me perdía en sus profundos ojos ahora negros como el azabache; algo debió tener mi gesto en ese momento que hizo que Rose riese por lo bajo con su típica risa cantarina y tímida. Por su parte Esme y Carlisle estaban sentados uno junto al otro, conversaban en un tono de voz tan bajo que era imposible escuchar más que murmullos con nuestro oído extremadamente sensible.

- Años de práctica hermano.- susurró Edward que de un momento a otro se encontraba sentado a mi derecha; Rose soltó un bufido apenas audible y comenzó a retorcer un pequeño mechón de cabello entre sus finos dedos. Edward la observó con ojos suplicantes durante un momento antes de dirigir su mirada hacia Carlisle que se aclaró la garganta para comenzar a hablar.

- Muy buenas noches queridos.- dijo haciendo su usual gesto de cortesía con sus manos y cerrando ligeramente los ojos.- a ver, los cité a todos aquí esta noche porque quisiera informarme más sobre tu tema Edward; realmente de que viene este inconveniente, para buscar una solución, por el bien de cada integrante de esta familia.- su tono de voz era interesado y sus ojos nos recorrieron uno a uno; esto hizo que me olvidara por un momento del tema de mis vividos recuerdos y que me centrara en el campo de batalla que se armaría ante mí. Rosalie hizo un disimulado ademán de levantarse antes de que pusiera mis manos sobre sus piernas con una leve presión, ella puso los ojos en blanco y resopló.

- Bueno…-comenzó Edward con una extraña timidez que nunca había visto en él; siempre se había caracterizado en ir directo al grano y no andar con rodeos acerca de cualquier tema, sin embargo en este momento juraría que se sonrojaría si pudiese. Me lanzó una mirada desesperada antes de continuar.- ella… ella no es cómo las demás chicas del instituto, tiene algo que la hace muy especial, no puedo leer sus pensamientos pero…

- Disculpa que interrumpa hijo mío pero, ¿cómo es eso que de que no puedes oír sus pensamientos?- preguntó Carlisle con las cejas arqueadas y con un rastro de confusión en su rostro.

- Si, no sé a qué se debe pero hay una especie de diferencia de frecuencias que no me permite acceder a sus pensamientos, como si hubiese un bloqueo; pero ¿por qué lo dices? ¿es muy relevante?- preguntó Edward con preocupación.

- Tal vez querido.- dijo Carlisle asintiendo y mirando el vacio.- pero si confías en ella ciegamente no veo motivo alguno para preocuparnos de que revele nuestra verdadera naturaleza.- Ese comentario logró sacar el más sincero gruñido en toda mi existencia, provenía claro de la hermosa rubia que estaba aún sentada en mi regazo. Todos los ojos de la habitación se posaron en ella que seguía retorciendo su cabello lacio cómo si no pasara absolutamente nada.

- Bueno yo… la he invitado a dar un paseo este sábado.- dijo Edward ignorando el comportamiento de Rose, cosa que le agradecí antes de que asintiera con su cabeza. De nuevo todos los ojos se movieron silenciosamente, pero esta vez miraban a Edward con sorpresa y curiosidad.- me gustaría llevarla al prado que esta sobre nuestro campo de beisbol.- agregó mirando a Carlisle, este se llevó la mano derecha al mentón y miró hacia la oscuridad del bosque a través de la ventana.

- ¡Edward! debes considerar todos los riesgos, recuerda que en el sentido de alimentarnos nos acercamos más a nuestro lado salvaje que a nuestro lado humano, no debes ponerle pruebas tan exigentes a tu fuerza de voluntad. Además recuerda que estarán solos, y si cometes un error…- la voz de Carlisle se silencio con el ligero tacto de Esme en su cintura.

- Edward querido.- dijo la dulce voz de Esme.- lo que queremos decir es que debes cuidarte muy bien y estar seguro de lo que harás. Sin tus hermanos allí un ligero tropiezo podría traer muchísimas consecuencias desagradables.

Edward se limitó a asentir antes de que Esme lo rodease con los brazos y le susurrara algo que le hizo sonreír y que yo no llegué a entender. Rosalie miró a Carlisle antes de que este asintiera y ella desapareciese por la puerta principal. Alice y Jasper permanecieron inmóviles en el fondo de la habitación sus manos estaban entrelazadas y los ojos de Alice miraban el vacio con un rostro inexpresivo; aquello lo conocíamos todos muy bien y aunque al parecer no lo habían notado todos, de ningún modo lo iba a pasar por alto.

Una sonrisita se dibujo en el pequeño rostro de Alice segundos luego de que el cuerpo de Edward se tornara rígido; le propine un pequeño golpecillo a la altura de las costillas y volvió a su estado natural; “espero que no dejes pasar esto ¿eh?” pensé y él asintió una sola vez.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Traductor

Mordidas de Vampiros D:

TODO EL CONTENIDO DE ESTE BLOG ES PROPIEDAD DE ANNIE [ANGEL.REBELDE.83@GMAIL.COM] CUALQUIER REPRODUCCIÓN O DISTRIBUCIÓN ESTÁ COMPLETAMENTE RESTRINGIDA.

BLOG PROTEGIDO.


IBSN: Internet Blog Serial Number 080-3199-4-00

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

Protected by Copyscape Plagiarism Checker Tool