Bienvenidos a mi blog, aquí van a encontrar historias inspiradas en libros como Twilight y Harry Potter, además de otros relatos recién salidos de mi retorcida imaginación... Así que espero que los disfruten y no se pierdan las actualizaciones.


55.- Mía.

domingo, 23 de agosto de 2009

Luego de las incesantes horas de cháchara de los profesores, incesantes preguntas y problemas de aritmética por fin llegó la hora de volver a casa; Rose se acercó a mi por detrás y rodeó mis hombros con sus brazos, besé sus manos y la levante sosteniéndola en mi espalda. Cuando salimos un grupo aun considerable de chicos seguían observando con deseo el auto de Rosalie; Pasamos entre ellos con un poco de esfuerzo para mantener a raya nuestra fuerza y, por mi parte el impulso de darle un empujón a cada mocoso que se sumaba a trompicones a la multitud ya enorme de por sí. Pude observar en el pequeño retrovisor como Bella y Edward también intentaban hacerse paso mientras que Rosalie ponía sus ojos en blanco y aceleraba más de lo necesario su Mercedes. Luego de que el conocido volvo saliese del aparcamiento Rose sonó la bocina y la enorme masa de estudiantes se hizo a un lado justo a tiempo para darnos paso antes de que saliéramos del sitio a toda velocidad.

Llegamos a casa en un santiamén, Alice y Jazz se bajaron del coche frente a la entrada principal y entraron con paso despreocupado a la casa. Cuando el motor del auto se apagó cerré mis ojos y recosté mi cabeza en el asiento, pensaba en todo este asunto de Edward y Bella, además de cómo influía en mi querida Rose; en el momento que decidí bajar del coche abrí los ojos, ya Rose estaba puliendo la brillante pintura color carmesí de su auto.

- ¡Dedos! Sucios y desagradables dedos…- gruñó mientras frotaba con fuerza la puerta derecha. Me acerqué lentamente a ella y coloque mi mano en su espalda, su cuerpo sufrió un leve espasmo antes de erizarse. Tomé sus manos y las coloqué sobre el cofre del auto, comencé a besar su cuello antes de que comenzara a chistar; aparte su cabello y recorrí su clavícula con mis labios, exhalando con fuerza bocanadas de aire para no perder el control y hacer añicos la linda blusa que traía hoy.

Rose tenía sus ojos cerrados y respiraba con cierta dificultad a través de sus labios, levantó su rostro antes de comenzar a jadear. Movió su pequeña mano bajo la mía, tomó mi muñeca y comenzó a desplazar mi mano por su cintura, bajando hacia sus caderas, su vientre. Deje escapar un gruñido de molestia por tener que romper aquel momento, contuve la respiración y con mi otra mano en su cintura hice que Rose diera un giro sobre sí misma; me vio con los ojos abiertos de par en par antes de que la levantara atrayéndola hacia mi cuerpo, como si de magnetismo se tratara sus piernas se acoplaron perfectamente a mi cadera. Ella se revolvió haciendo que nuestros cuerpos se rozasen, y que una especie de impulso eléctrico recorriese mi cuerpo. Subí lo más rápido que pude por las enormes escalinatas del salón principal, Alice y Jazz habían salido al jardín así que no importaba ser muy sigiloso.

Con un golpe de mi pie abrí la puerta de nuestra habitación, esta tenía una luz mortecina que reflejaba largas sombras de los objetos que se encontraban en ellas, Rose volvió a estremecerse en el momento que volvía a cerrar la puerta. Comenzó a desatar desesperadamente los botones de su chaleco mientras que con su otra mano atraía mi rostro hacia el de ella, dándome un largo y apasionado beso, nuestras lenguas se movían frenéticamente rozándose una con la otra. Al cabo de unos instantes nuestros cuerpos se rozaban y se movían entre espasmos y escalofríos; la espalda de Rose se arqueaba hacia atrás cuando mis manos se movían desde su baja espalda hasta el interior de sus piernas. De vez en cuando un grito ahogado brotaba desde su pecho, o un gruñido se dejaba oír proveniente de mi garganta.

Subí mis manos hacia su cintura, recorriendo y reconociendo todo el camino hacia allí con la punta de mis dedos, con un movimiento rápido moví su cuerpo colocándola con suavidad sobre la alfombra sin separarme ni un segundo de ella; suspiró llenando el aire de su dulce y delicioso aliento, cruzó sus tobillos sobre mi espalda, atrayéndome hacia ella con fuerza, haciendo que mi cuerpo presionase más fuertemente el suyo, sus manos se engancharon en mis hombros antes de revolverse y acercarse aun más a mi cuerpo que temblaba. Con un gritillo sordo proveniente de Rosalie supe que nuestras reacciones eran las mismas que las mías, moví mis caderas chocando con las de ella, hizo más apretado el lazo de sus pies.

De pronto y para mi sorpresa, con una demostración de fuerza golpeó el suelo con su mano y nos hizo girar, haciendo que su cuerpo quedase sobre el mío, sus piernas estaban flexionadas a cada lado de mi cintura y mis manos las recorrían de arriba hacia abajo; todas mis terminaciones nerviosas se erizaron y estallaron en el más puro goce cuando balanceó su cuerpo hacia adelante, tomé su cintura y la atraje hacia mí mientras que enormes dosis de electricidad recorrían nuestros cuerpos a cada movimiento de nuestras caderas. Al final, con un leve gritillo termino todo, estremecimientos volvieron a recorrernos cuando su espalda rozó el suelo y mis manos atrajeron su cuerpo hacia el mío. Todo esto era tan similar y diferente que nunca podría reconocer algo más que no fuese... ella.

1 comentarios:

  1. Mandy dijo...:

    diooos yo kiero un novio asiii, todo el dia dale q t pego, q fuerteeeeeeeeeee, muy bueno annie

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Traductor

Mordidas de Vampiros D:

TODO EL CONTENIDO DE ESTE BLOG ES PROPIEDAD DE ANNIE [ANGEL.REBELDE.83@GMAIL.COM] CUALQUIER REPRODUCCIÓN O DISTRIBUCIÓN ESTÁ COMPLETAMENTE RESTRINGIDA.

BLOG PROTEGIDO.


IBSN: Internet Blog Serial Number 080-3199-4-00

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

Protected by Copyscape Plagiarism Checker Tool