Bienvenidos a mi blog, aquí van a encontrar historias inspiradas en libros como Twilight y Harry Potter, además de otros relatos recién salidos de mi retorcida imaginación... Así que espero que los disfruten y no se pierdan las actualizaciones.


54.- Indiferencia.

miércoles, 19 de agosto de 2009

Continué extasiado durante el resto de la aburrida clase, pensando en todo y en nada a la vez; no sabía si pasaban segundo u horas mientras que yo estaba postrado en aquella silla y de lo único que pude percatarme fue de la campana que indicaba la hora de Almuerzo. Me incorporé y observé a mi alrededor, el salón estaba casi vacío, a excepción de algunos chicos de los asientos delanteros que seguían metiendo sus libros a toda prisa dentro de sus mochilas; de un salto llegué hasta Rose que me observaba con la misma cara risueña, la tome en mis brazos y la abrace por la cintura. Nuestras risas hicieron eco en el amplio espacio donde hora estábamos solos; Jasper había salido cómo una flecha en busca de la pequeña Alice.

Acaricie su cabello durante un largo rato mientras ella permanecía con su cabeza apoyada en mi hombro y los ojos cerrados; no podía creer cuánto la necesitaba cerca de mí; cuánto necesitaba sentir su respiración, su aliento gélido el roce de su piel con la mía… además claro, de sus regaños, su ceño fruncido y su labio inferior sobresaliente que le daban un aspecto infantil. Tuve que darle uso a otra gran parte de mi fuerza de voluntad para salir de aquella aula desierta hacia el pasillo del horrible instituto; caminamos de la mano hacia el comedor abarrotado por cientos de chicos que comían y reían, cada quien en sus asuntos y eso, ahora que lo observaba era genial.

Llegamos a la mesa que ocupábamos a diario durante los últimos años y allí solo estaban Jasper y Alice sentados frente a frente con sus piernas entrecruzadas u sus rostro juntos mientras que él susurraba algo en su oído; Alice sonrió antes de que yo me aclarara la garganta lo más ruidosamente que pude. Jasper dio un respingo y me observó con ojos muy abiertos mientras que yo lo veían dedicándole mi mejor sonrisa burlona.

- Dos a uno hermano… sigo a la cabecera.- dijo Jasper apenas me recosté en el respaldo de la dura silla; me encogí de hombros y arqueé antes de erguirme para alcanzar la mirada perdida de Rose que se encontraba en algún punto de la pálida pared color crema del comedor.

Rosalie sonrió y acarició mi mejilla con su mano antes de volver a sumirse en sus pensamientos, en ocasiones como estas es en las que deseo tener el don de Edward para saber que pasaba por esa cabecilla. ¡¡Edward!! Realmente su nombre pasó por mi cabeza al tiempo que dirigí rápidamente mi mirada hacia la mesa del rincón contrario; allí estaba mi hermano, podía apostar a que no me oiría así hiciera explotar mi cerebro gritando su nombre mentalmente. Estaba, como era de esperarse con Bella, una bandeja enorme de comida se extendía frente a ellos mientras que Ella la veía con ojos desmesurados; Edward la veía con ojos inexpresivos y el ceño levemente fruncido, aunque sus caras estaban a un palmo de distancia esa expresión fría no cambiaba. Hablaban por lo bajo y sus expresiones cambiaban según iba su conversación; continué observándolos por el rabillo del ojos durante un rato, imaginando que de seguro Edward me diría cotilla en el momento que se enterase. Cansado de su cháchara me dediqué a observar detenidamente a Rosalie, su rostro seguía pensativo y lívido pero sus ojos mostraban una especie de ensoñación; tomé una de sus pequeñas manos bajo la mesa y la coloque en mi pierna derecha acariciando su dorso.

Jasper me codeó y señalo con una especie de gruñido sordo hacia la mesa de Edward y Bella, al virarme seguían hablando por lo bajo.

- Te observaba.- dijo mientras colocaba sus manos en la parte de atrás de su cabeza.- con algo de miedo si debo decir.

Una risotada se escapó de mi garganta antes de volver a observarlos, ahora la expresión de Ed se volvió rígida y negó rotundamente con la cabeza, haciendo que Bella se hundiera más en su silla antes de que sonase la campana que indicaba ahora el final de la triste y corta hora de almuerzo.

Rose dio un respingo al escuchar el ensordecedor chillido de la campana; tal vez para aquellos chicos era un simple sonido, pero para nuestros pobres oídos era un ruido muy molesto. Alice emitió un débil quejido mientras se aferraba al torso de Jazz que la rodeó con sus brazos, imagino ahora a la pobre chiquilla en esas molestas clases, ahora sin Edward de seguro era un infierno. Alice se puso de pie sin demasiados ánimos y comenzó a caminar hacia la salida contraria a la que tomó Edward. Al parecer la primera hora luego del almuerzo era Biología, la única que la pequeña Alice no tomaba con nuestro hermano; todos la vimos marcharse mientras caminaba y antes de desaparecer por la puerta se viró y gesticuló un beso para Jazz, yo puse los ojos como platos y fingí tomar el beso del aire antes de observar mi puño vacio con mi mejor expresión de vergüenza. Ella me miró con ojos entrecerrados y me sacó la lengua haciendo que su nariz respingada se arrugase ligeramente.

- Bueno chicos, round dos de la tortura… ¡comienza!- dije con un bostezo fingido al que Rose contestó con una sonrisa de oreja a oreja.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Traductor

Mordidas de Vampiros D:

TODO EL CONTENIDO DE ESTE BLOG ES PROPIEDAD DE ANNIE [ANGEL.REBELDE.83@GMAIL.COM] CUALQUIER REPRODUCCIÓN O DISTRIBUCIÓN ESTÁ COMPLETAMENTE RESTRINGIDA.

BLOG PROTEGIDO.


IBSN: Internet Blog Serial Number 080-3199-4-00

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

Protected by Copyscape Plagiarism Checker Tool