Bienvenidos a mi blog, aquí van a encontrar historias inspiradas en libros como Twilight y Harry Potter, además de otros relatos recién salidos de mi retorcida imaginación... Así que espero que los disfruten y no se pierdan las actualizaciones.


48.- La Tua Cantante.

viernes, 24 de julio de 2009

Observe a Edward allí, postrado en el suelo, totalmente expuesto y vulnerable. Me acuclille a su lado tomándolo por los brazos y zarandeándolo para que recuperase el control; pude escucharlo respirando muy profundamente intentando calmarse. Aquello no era bueno, pero algo me decía que no era lo peor.

- Emm yo… - comenzó levantando su rostro hacia mí, dejándome ver al Edward que nunca imagine; se veía sumamente destruido.- yo se lo conté todo.- dijo con un hilo de voz. Sentí que mis ojos se abrieron desproporcionadamente, aunque por suerte Edward permanecía con los ojos clavados en el suelo lamentándose. Permanecí en silencio durante un largo rato sin retirar mis manos de sus brazos y con mi boca entreabierta mientras buscaba las palabras apropiadas para expresar todo lo que se agolpaba en mi cabeza.

- ¿T…todo? ¿qué precisamente?- dije mientras él se ponía de pie y caminaba de acá para allá pasando su mano por su cabello.

- Yo… ¡agh! L-le dije lo que somos…-dijo arrugando el entrecejo.- ella ya sabía algo y yo… pues se lo confirme, al parecer un niño… quileute le dijo sobre la leyenda del pacto… ¡ARG!- gruñó descargando su ira contra un árbol, haciendo un gran agujero con un crujido sordo.- ella… me lo complica todo, nunca pensé en decirle esto a un humano, es que ella es tan… ¡especial! Nunca había tenido la necesidad de proteger a alguien como a ella, pero al mismo tiempo, su sangre, su olor… todo su ser me llama a asesinarla, a quitarle la vida gota a gota para saciar una sed incontrolable.

Suspire profundamente, compadeciéndolo… y en alguna parte de mi ser compadeciéndome; sabía perfectamente lo que sucedía entre él y esa chica, o más bien entre él y la sangre de ella.

- La tua cantante…-dije con un suspiro, que el viento no tardo en llevar a los finos oídos de Edward. Él se viró lentamente con la confusión que sentía plasmada en su rostro.

- ¿eh? ¿la tua cantante?- dijo aun con el ceño fruncido y su labio superior torcido ligeramente hacia arriba, su mejor expresión de extrañeza. Suspire pesadamente antes de comenzar mi relato.

- Ed… esto es una historia muy antigua, me la contó Carlisle hace varios años ya….- dije mientras que me acomodaba en el suelo apoyando mi espalda contra un árbol, Ed se sentó frente a mí con ojos curiosos, como los de un niño cuando está a punto de escuchar su historia favorita.- hace cientos, tal vez miles de años un vampiro sintió lo que tú sientes… la necesidad por la sangre de un humano especifico, poder sentirla dentro de su cuerpo… poder, oírla cantar.

- La tua cantante…- afirmó Edward perdido en sus pensamientos.

- Si, ese nombre se le fue asignado supongo que muchos años luego, el simple hecho de oírla, el simple placer de su canto se comparaba a una melodía extraña, exótica y atractiva para un vampiro en específico… algunos dicen que cada uno de nosotros tiene una tua cantante… tal vez yo corrí con demasiada suerte.- concluí en un suspiro. Edward se volteó hacia mí y me miró extrañado.

- tu… tu encontraste a tu tua cantante, era… era aquella chica de la que me contaste cuando me fui a Denali.- dijo con su cabeza ladeada.

- Si, una de las afortunadas…- dije haciendo rodar mis ojos.

- ¿una?... quieres decir que… ¿tu sentiste esto con más de una humana?- preguntó poniendo sus ojos como platos.

- Sí, ella… fue una de las tres chicas que…- callé buscando la palabra correcta.- cantaban para mí.

Edward sonrió a medias y en su rostro pude distinguir una mezcla de comprensión y compasión; supongo que en su cabeza se imaginaba que yo había sentido lo que él siente por Bella en cada ocasión.

- ¿y no fue así?- me pregunto con rostro anonadado; había olvidado su don. Negué con la cabeza mientras me iba al pasado, al rostro de aquellas chicas… a los pocos detalles que podía recordar, pero lo que obtuve fueron imágenes de sus cuerpos inertes en mis brazos, de las gotas de sangre que brotaban de los limpios cortes hechos por mis colmillos en sus cuellos. Edward se estremeció y cerró sus ojos con fuerza; pude adivinar al instante que estuvo hurgando en mi mente en ese instante, observando aquellos horribles recuerdos. Él asintió levemente sin abrir los ojos.

- ¡¡EY!! – le dije tomando su brazo.- pero… esto es diferente, ella es la tua cantante… o como quieras llamarla, pero otro lazo te une a ella… y es ese sentimiento de protección que le infundes. Nunca sentí algo así hacia ninguna de aquellas chicas… lo tuyo hermano es simplemente AMOR.

1 comentarios:

  1. (L)(*)Citlally (L)(*) dijo...:

    Hola Annie Luuuu =P ke bueno que te gusto el capitulo nuevo, pero vdd ke me vas a levantar el castigo y subiras cap nuevo, vdd ke si???
    por cierto el tuyo me encanto :p.
    La tua cantantexD, y si Emmet gana algunas apuestas por ke alice se lo permite xD

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Traductor

Mordidas de Vampiros D:

TODO EL CONTENIDO DE ESTE BLOG ES PROPIEDAD DE ANNIE [ANGEL.REBELDE.83@GMAIL.COM] CUALQUIER REPRODUCCIÓN O DISTRIBUCIÓN ESTÁ COMPLETAMENTE RESTRINGIDA.

BLOG PROTEGIDO.


IBSN: Internet Blog Serial Number 080-3199-4-00

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

Protected by Copyscape Plagiarism Checker Tool