Bienvenidos a mi blog, aquí van a encontrar historias inspiradas en libros como Twilight y Harry Potter, además de otros relatos recién salidos de mi retorcida imaginación... Así que espero que los disfruten y no se pierdan las actualizaciones.


47.- noticias de ira.

jueves, 23 de julio de 2009

Un rato después de la salida de Alice el pequeño auto negro de Carlisle entró a la cochera, y un segundo después Edward y él pasaba por el portal de entrada al gran salón; Carlisle tenía su mano en el hombro de Edward, mientras que este caminaba con el ceño ligeramente fruncido; Al ver que los observábamos ambos sonrieron gentilmente convirtiendo sus ojos en dos pares de finas rejillas.

- Buenos días querido.- dijo Esme sonriente lanzándose a los brazos de su esposo; él la tomó por la cintura a mitad del salto y la beso de lleno mientras giraba sobre sí mismo, aquello parecía una escena sacada de una película, supongo que por aquello Rosalie no pudo reprimir un leve suspiro. Tomé su mano y bese su dorso un poco distraído, ella tomo mi cara entre sus manos y rozó mis labios con los suyos.

Me levanté lentamente del sillón mientras que Rosalie se acomodaba en él; Esme y Carlisle siguieron conversando en voz baja mientras que yo caminaba hacia Edward que giraba distraído las llaves del Mercedes de nuestro padre entre sus dedos. Al escuchar q me acercaba levanto su rostro y sonrió ligeramente, yo coloqué mi mano sobre su hombro y lo sacudí ligeramente.

- ¿Qué pasó hermano? – susurré por lo bajo para que los demás no nos escucharan. Su sonrisa se transformo rápidamente en una mueca desfigurada por la ira.

- ¡Agh Emm! ¡Esa chica es un imán para los problemas!- dijo entre dientes. Una risilla que intenten ahogar brotó de mi garganta antes de que Edward me mirase con ojos suplicantes y penosos.

Me viré hacia Rosalie que ahora sostenía sus piernas sobre el posa brazos del sofá y hojeaba un libro de cubierta color oliva; hice un ademán a Edward indicándole que me siguiera y salí corriendo de la casa con él pisándome los talones, llegamos al enorme prado donde días antes habíamos jugado tan tranquilamente un partido de beisbol. Me recargué en un árbol mientras que Ed permanecía de pie, rígido frente a mí.

- ¡Vamos Ed! Sabes que puedes confiar en mí… soy tu hermano…- dije colocando mi mano sobre su hombro. Él se llevó las manos a los ojos, pasándolas por su cara hasta su cabello.

- Nunca, Emmett… nunca había sentido esa necesidad de asesinar a alguien simplemente por venganza; podía escuchar como por sus venas corría la sangre y lo desprecié más aún; la simple idea de tener en mí la sangre de un humano tan… repulsivo hizo que me diese asco.- dijo con sus puños apretados a los costados. Abrí la boca para pedirle que me explicase pero continuó sin que yo emitiera el más leve sonido.- cuando salí de acá ayer conduje hasta Port Angeles y permanecí todo el día en el auto escondido del sol; vi pasar el feo auto de Jessica Stanley y lo seguí, aparqué una manzana antes para que no se percataran; monitoreaba cada tanto la irritante vocecilla de esa chica, lo único que hacía era echar pestes de Bella adularse a sí misma; pero… en un segundo que deje de prestarle atención, pude oír que Bella se había ido de allí.

En los ojos de Edward se podía observar la desesperación y la impotencia que había sentido y que se ocultaba detrás de una gruesa capa de furia; de ser humano apostaría cualquier cosa a que una lágrima correría por sus mejillas en este mismo instante; él no solía perder el control de ese modo, de nuestra familia el siempre había sido el más ortodoxo y rígido, pero en este instante toda esa fortaleza que había construido a su alrededor durante más de cien años estaba siendo derrumbada por el amor que sentía por la frágil chica Swan. Él seguía allí como si estuviese paralizado, tenía los ojos cerrados fuertemente y el ceño fruncido.

- Cuando me percate de eso comencé a buscarla por las calles cercanas a la boutique donde estaban las otras dos chicas, divise el nombre de una librería en la mente de Angela Webber; pero fue en vano, no estaba allí ni en ningún lugar donde la buscaba. Con cada metro que avanzaba el pánico se apoderaba más y más de mi… su imagen no estaba en la mente de ningún peatón, nadie la había visto.- chascó los dientes haciendo que sonara un crujido seco.- entonces vi su rostro en la mente de alguien. Conduje lo más rápido posible mientras que en esa… asquerosa y retorcida cabeza iban apareciendo imágenes horribles, otras chicas que de seguro habían sido sus víctimas anteriores, decenas de rostros inundados en lágrimas, pude escuchar los gritos lastimeros de aquellas niñas pidiendo piedad, que acabaran con aquel suplicio que querían… pero lo que más me aterraba es que el rostro de Bella en aquellas circunstancias se iba haciendo más y más definido. Al verlo mi mente solo quería venganza, por lo que planeaba hacer con Bella, por lo que le había hecho a esas pobres chicas indefensas; salté fuera del auto mientras que ella corría hacia mí. Me concentré en mantenerla a salvo, en mantenerme a margen frente a ella; mi mente me pedía a gritos que lo acabase, que lo asesinara allí mismo sin importar nada; respire hondamente el olor de Bella y luche contra mis instintos para volver al auto. Ella… ella me miro como si yo le aterrara, y eso me… me destrozó por completo.- termino con un hilillo de voz dejándose caer sobre sus rodillas en la tierra húmeda.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Traductor

Mordidas de Vampiros D:

TODO EL CONTENIDO DE ESTE BLOG ES PROPIEDAD DE ANNIE [ANGEL.REBELDE.83@GMAIL.COM] CUALQUIER REPRODUCCIÓN O DISTRIBUCIÓN ESTÁ COMPLETAMENTE RESTRINGIDA.

BLOG PROTEGIDO.


IBSN: Internet Blog Serial Number 080-3199-4-00

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

Protected by Copyscape Plagiarism Checker Tool