Bienvenidos a mi blog, aquí van a encontrar historias inspiradas en libros como Twilight y Harry Potter, además de otros relatos recién salidos de mi retorcida imaginación... Así que espero que los disfruten y no se pierdan las actualizaciones.


43.- Bosque.

domingo, 19 de julio de 2009

Corrí con Rosalie recostada sobre mi espalda un largo trecho, hasta que los árboles se juntaban cada vez más haciendo más y más dificultoso pasar entre ellos; De pronto mi plan lo llevé a cabo, subí al tronco de un enorme pino mientras que Rosalie respingó de la sorpresa sujetándose con fuerza de mis hombros.

- ¡¡¡¡E-Emmett!!!!- gritó Rose mientras clavaba sus uñas y apretaba con fuerza mi cintura entre sus piernas para evitar resbalar. Reí con fuerza al observar su reacción.

Subimos hasta la punta del gran árbol donde los rayos del sol poniente se posaban sobre nosotros, causando un reflejo de un color naranja brillante proveniente de nuestra piel expuesta; me senté en una rama del pino con Rosalie en mi regazo, ella tenía sus brazos alrededor de mi cuello y su cabeza sobre mi hombro, yo la abrazaba por su cintura; cerré mis ojos y la luz se colaba a través de mis parpados haciendo que percibiera una luz naranja mortecina.

Rosalie me miró con la cabeza inclinada y beso mis párpados inundando mi cara con su aliento frío y dulce, ese olor que me volvía loco, que hacía volar mi imaginación hasta ella, hasta su cuerpo, hasta cada roce, cada experiencia, cada beso. La abracé con fuerza posando mi cabeza en su pecho mientras que ella jugueteaba con mis rizos que se movían con el viento.

Una risilla ahogada brotó del pecho de Rose haciendo que mi cabeza temblara sobre ella; levante mis rostro hacia el suyo con mi mejor mirada de extrañeza.

- No pasa nada querido.- dijo riendo mientras acariciaba mi cara.- solo recordaba algunas cosas…-continuó risueña. Me incorporé apoyando mi espalda contra el tronco.

- Bueno yo recordaba cuando era un neófito e intentaba saltar en los árboles.- la incomodidad de ese recuerdo cruzó la cara de Rosalie durante un segundo mientras yo reía.

- Sí, puedo recordarlo a la perfección.- dijo frunciendo el ceño.- sobretodo aquella vez que caíste sobre mí y caímos unos veinte metros hasta el suelo.

Aquel recuerdo hizo que estallara en carcajadas ante la mirada molesta de Rosalie. Pasamos un largo rato recordando los viejos tiempos sobre aquel viejo y enorme pino, mientras que el sol se escondía más y más y el cielo se teñía de rojo y púrpura.

Cuando las estrellas se asomaron en el oscuro cielo decidimos bajar del árbol, los claros del bosque tenían un resplandor casi mágico bajo la luz de la luna llena, el río poseía un fervor nunca visto y un color tan inusual que se confundía con la plata; Rose corría a través de ellos mezclándose con su entorno, el hecho de ver como danzaba con el sonar del agua y reía bajo la luna podía hacer creer a cualquiera que formaba parte de un espejismo, como sus pies saltaban de acá para allá grácilmente, como su cabello se hacía platinado bajo la luz mortecina y quedaba atrapado en suaves corrientes de aire que lo hacía danzar como si tuviese vida propia. Contemplé aquel espectáculo durante un instante apoyando mi espalda contra un sauce llorón que se erguía en el medio del bosque; Rose se acercó a mi riendo en voz alta con un tono tan grácil como su bailecillo.

- Ven querido…- me dijo con una voz divertida. Aquel bosque tenía un efecto surrealista bajo la luz de la luna, haciendo que quedase en una especie de trance.

Estuvimos riendo durante un rato jugueteando hasta que nos tumbamos en el suelo cubierto de hierba; estuvimos observando la luna desde allí durante un tiempo que se hizo muy corto. Rodé sobre mi mismo para llegar a donde estaba ella y la besé como si fuese la primera vez, o tal vez la última. Mientras estaba allí millones de recuerdos vinieron a mi mente, memorias de una vida que nunca volvería, pequeños trozos de mi existencia como mortal; una pequeña cabaña sobre un alto prado, ancianos sentados en la puesta de sol, imágenes que se desvanecían pero sólo una que permaneció: una mujer mirándome fijamente, de piel trigueña por el sol y rizos cafés que caían sobre su cara, ojos negros penetrantes junto a una sonrisa que se posaba sobre unos labios rojos.

Luego de unos minutos que se convirtieron en un largo túnel de confusión y vivencias para mí nos incorporamos lentamente y caminamos de la mano a lo largo del afluente río color plata, Rose caminaba mientras trazaba círculos con su dedo en el dorso de mi mano y suspiraba profundamente; mientras que mi mente paseaba en medio de mi confusión y millones de preguntas sobre lo que había pasado giraban en mi cabeza, pero una sola resaltaba ¿Quién era esa mujer?.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Traductor

Mordidas de Vampiros D:

TODO EL CONTENIDO DE ESTE BLOG ES PROPIEDAD DE ANNIE [ANGEL.REBELDE.83@GMAIL.COM] CUALQUIER REPRODUCCIÓN O DISTRIBUCIÓN ESTÁ COMPLETAMENTE RESTRINGIDA.

BLOG PROTEGIDO.


IBSN: Internet Blog Serial Number 080-3199-4-00

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

Protected by Copyscape Plagiarism Checker Tool