Bienvenidos a mi blog, aquí van a encontrar historias inspiradas en libros como Twilight y Harry Potter, además de otros relatos recién salidos de mi retorcida imaginación... Así que espero que los disfruten y no se pierdan las actualizaciones.


42.- Cambio de Planes.

jueves, 16 de julio de 2009

Luego de dejar a Rosalie en la puerta trasera de la casa subí a la habitación con paso aburrido; realmente no quería ir a Port Angeles hoy, me vestí sin ánimos con lo primero que tome del gran vestidor y me coloqué unas deportivas. Al salir Alice estaba parada en la puerta de la habitación y al verme una especie de sorpresa cruzó su cara, haciendo que su quijada se viera un tanto desencajada. Al ver ese cuadro reí por lo bajo mientras ella me observaba.

- ¡EMMETT CULLEN!... se puede saber ¿a dónde vas tú disfrazado de… de… PAYASO?- dijo sin cambiar la expresión de su cara.

No había caído en cuenta de mi vestimenta hasta que Alice lo mencionó; me había colocado una camiseta carmesí con mangas cortas junto a un pantalón ancho color oliva, mis deportivas blancas no me ayudaban mucho, así que sonreí nerviosamente, tirando hacia atrás mis rizos negros que caían sobre mis ojos.

- Es que me vestí a oscuras.- dije excusándome de Alice mientras que ella me reprendía con su mirada. Se dirigió hacia el vestidor y me entregó una camisa abotonada marrón claro junto a unos zapatos a juego; entré al vestidor de nuevo sin quitar de mi rostro mi sonrisa excusadora mientras que Alice me veía con cara impaciente.

Me vestí lo más rápido posible y salí, Alice se había ido ya así que aproveche para peinar mi cabello y bajé lo más rápido que pude al salón. Para mi sorpresa Edward estaba allí; Alice y Rose tenían cara de pocos amigos mientras que Jasper liberaba olas de euforia. Me pregunté qué pasaba mientras observaba a cada uno.

- No vamos a Port Angeles querido.- dijo Rosalie al observar mi cara que rayaba el desconcierto.

Intenté que mi fulgor por la cancelación del aburrido viaje no se reflejara en mi rostro; realmente estaba aliviado por ello, y sabía que Edward no creía lo contrarió; me viré hacia él y estaba sonriendo, mientras miraba el techo y luego el piso en un intento de asentir sin que las chicas lo notaran. Ahogué una risilla escondiéndola mientras aclaraba mi garganta.

Ed hizo un ademán para que lo siguiese y caminó hacia la cochera; caminé detrás de él hasta que estuvimos seguros de que los demás no escucharían nuestra conversación.

- ¿Puedo saber por qué hiciste que cancelara mi “divertidísimo” y esperado viaje con mi novia? – dije con expresión de molestia; la confusión se asentó en la cara de él por un instante hasta que la risa que represaba en mi pecho brotó en un fuerte sonido.

- Ah Emm… ¡necesito un favor!- dijo él con una mirada suplicante.

- ¿Qué quieres Edward?- dije con el fastidio brotando a borbotones por cada uno de mis poros mientras hacía rodar mis ojos. Él sonrió y continuó.

- Con ayuda de Jazz hice que las chicas cancelaran su viaje porque… yo necesito ir sin que lo sepan.- dijo mientras dirigía la vista desde sus zapatos a mí.- por favor, vigila que no cambien de idea; necesito ir allá solo.

- Déjame adivinar, la humanita va a ir…- dije alzando mis cejas.- ¿sabes que te puede demandar por acosador…?- Ed sonrió y negó con la cabeza.

- ¿por favor?- dijo mirándome de nuevo.

- Vale, ve… pero luego saldamos esta cuenta ¿eh?- dije empujándolo. Él se limitó a sonreír y asentir con la cabeza como gesto de de agradecimiento; en cosa de un minuto ya el volvo plateado salía por el camino terroso que comunicaba nuestra casa con las vías de Forks.

Volví al amplio salón donde estaban los chicos. Rosalie se viró y se levantó del sillón caminando hacia mí; echó sus brazos a mi cuello y rozó su nariz con la mía. Reí y besé su cara mientras que ella entrelazaba sus dedos en mi cabello.

- ¡Ah querido!... este aburrimiento me hace querer estar en el instituto.- dijo ella frunciendo el ceño y viendo hacia el piso. La miré con extrañeza y alcé mis cejas.- vale, no tanto así… pero estoy muy aburrida.- continuó quejándose.

La abracé por la cintura y la atraje hacia mí, levantándola en un brazo y colocándola sobre mi espalda. Ella se acomodó sobre mí como lo había hecho tantas veces y salté hacia el exterior por uno de los grandes ventanales dejando que los rayos del sol acariciasen nuestra piel y que esta reflejase su luz hacia todas direcciones mientras yo corría hacia el bosque.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Traductor

Mordidas de Vampiros D:

TODO EL CONTENIDO DE ESTE BLOG ES PROPIEDAD DE ANNIE [ANGEL.REBELDE.83@GMAIL.COM] CUALQUIER REPRODUCCIÓN O DISTRIBUCIÓN ESTÁ COMPLETAMENTE RESTRINGIDA.

BLOG PROTEGIDO.


IBSN: Internet Blog Serial Number 080-3199-4-00

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

Protected by Copyscape Plagiarism Checker Tool