Bienvenidos a mi blog, aquí van a encontrar historias inspiradas en libros como Twilight y Harry Potter, además de otros relatos recién salidos de mi retorcida imaginación... Así que espero que los disfruten y no se pierdan las actualizaciones.


39.- Play Ball

viernes, 10 de julio de 2009


Luego de colocar el regalo con cuidado sobre la cama baje de prisa, ya los chicos me esperaban al pie de la escalera. Ambos estaban vestidos deportivos y Carlisle tenía una mochila colgada en su espalda.

- ¿listos todos?- preguntó Carlisle; Edward y yo asentimos mientras que el tomaba su bolso. El contenido de este me hizo dar un salto de júbilo; en él habían dos pelotas blancas y un par de guantes de beisbol.

- ¡¡¡GENIAL!!! .- rugimos Edward y yo al unísono. Un par de bates nos esperaban apoyados en el alfeizar de la puerta; Carlisle sonrió y los tomo saliendo de la casa con nosotros tras de él.

Ya había comenzado a llover cuando salimos de casa, las nubes tormentosas de una tonalidad casi negra eran perfectas para un día de Beisbol; corrimos un rato a través del bosque hasta llegar a un amplio claro en el que solíamos jugar todos.

- Ok… llegamos chicos, ahora solo falta esperar un poco.- dijo Carlisle apoyando su espalda contra un alto pino. Edward camino bordeando nuestro campo improvisado mientras que yo observaba el cielo que se veía más bajo que de costumbre. De pronto una rápida línea de luz cruzó el cielo oscuro y unos segundos después un sonido seco y sordo invadió el aire.

- Perfecto…- dije en voz baja.- y… ¿empezamos?- pregunté mientras una amplia sonrisa cruzaba mi rostro.

- ¡Eah Emmett!... no creerás que jugaremos solo nosotros ¿o sí? – preguntó Carlisle. La confusión rayo en mi cara, tanto como para que al otro lado del campo se escuchase una risa histérica proveniente de Edward. Miré a Carlisle y este hizo un ademán hacia mis espaldas, al virarme vi que se acercaban al campo todas las chicas, escoltadas por Jazz.

En un instante Rose se detuvo frente a mí, hermosa como lo había sido desde la primera vez que la vi, venía vistiendo una camiseta sin mangas de color blanco, un pantaloncillo corto color verde oscuro y unas medias largas; su cabello estaba recogido en una coleta alta que salía de una gorra a juego. Me miró ente sus largas pestañas, sonriendo ampliamente mostrando sus dientes blancos y brillantes. Di un paso hacia ella y mi cara quedó a un palmo de la suya.

- Hola…-me saludo con su amplia sonrisa, sus ojos tenían un brillo especial tal como los tienen los de una niña pequeña emocionada por algún motivo.

- Hola.- la saludé en un susurro, en un segundo sus brazos estuvieron alrededor de mi cuello y sus labios sobre los míos, mis manos fueron automáticamente hacia su cintura.

- ¡Ey tórtolos! Vengan aquí.- gritó Edward; todos nos miraban con sonrisas en sus caras; Rosalie soltó una risilla nerviosa y tomó mi mano mientras caminábamos.

En un segundo los equipos de siempre estuvieron armados y listos, esta vez le tocó a Esme el trabajo de árbitro; mi equipo lo conformábamos Rosalie, Edward y yo, mientras que el otro estaba formado por Alice, Jazz y Carlisle.

Ellos abrieron el partido al bate, mientras que yo me alejaba corriendo hacia el extremo contrario; Jasper fue el primero a batear… un lanzamiento de Rose y luego un fuerte impacto con un sonido seco, corrí hacia atrás con la velocidad de haz de luz que cruzaba el cielo antes del siguiente trueno mientras que Jazz se acercaba a la segunda base; arroje la bola con fuerza y en un segundo cruzó el campo para aterrizar en manos de Edward, que con su guante detuvo la carrera de nuestro hermano. Rosalie dio brinquillos de celebración y volvió a lanzar la bola, esta vez dirigida a Alice que sostenía el bate con firmeza, al golpear la pelota saltó con más fuerza y velocidad que la vez anterior, Edward corrió por ella y subió a la rama más alta de un enorme árbol, atrapándola por escasos centímetros. Alice refunfuño y salió del cuadro a la carrera.

Ahora era el turno de Carlisle; él era el mejor bateador de nuestra familia, y lo sabía. Se acercó al home con una sonrisa maliciosa esperando el lanzamiento de Rose, Ed y yo nos corrimos hacia atrás esperando correr a por la bola. Rose lanzó una curva muy fuerte a la que Carlisle respondió con un gran…

- ¡STRIKE! – gritó Esme detrás de su esposo.- Eah, lo siento cariño.- dijo sonriente.

El siguiente lanzamiento fue acertado y una veloz bola prácticamente invisible pasó zumbando entre Edward y yo; perdiéndose entre los árboles, en menos de un segundo Edward lanzó la bola mientras que yo corría hacia la tercera base; Carlisle tocó con su pie la acojinada plataforma menos de un segundo antes de que llegase la pelota.

- ¡SAVE!- gritó Esme sonriente. Carlisle soltó una carcajada mientras se levantaba de un brinco y apretaba mi hombro con su mano. Alice reía y le enseñaba su lengua a Rosalie que hacía lo mismo.

Estuvimos hasta el anochecer jugando y riendo a carcajadas.

- Entonces, ¿cuándo les volveremos a vencer? – le pregunté a Jasper.

- Ni lo sueñes hermano, eso fue solo suerte.- dijo.

- ¡Ah sí!... suerte para ustedes que acabó el partido.- debatí con voz burlona.

- ¡Eah! ¿Quieres apostar?- preguntó el muy convencido.- le he puesto encima el ojo a tu SWATCH dorado.

- Claro… con mucho gusto me quedaré con la mitad de tu colección de Cd’s de The Beatles.- dije con una risotada.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Traductor

Mordidas de Vampiros D:

TODO EL CONTENIDO DE ESTE BLOG ES PROPIEDAD DE ANNIE [ANGEL.REBELDE.83@GMAIL.COM] CUALQUIER REPRODUCCIÓN O DISTRIBUCIÓN ESTÁ COMPLETAMENTE RESTRINGIDA.

BLOG PROTEGIDO.


IBSN: Internet Blog Serial Number 080-3199-4-00

MyFreeCopyright.com Registered & Protected

Protected by Copyscape Plagiarism Checker Tool